Categorías

Cómo fue vivir un mes en una isla paradisíaca de Brasil

Para mí viajar es simplemente un estilo de vida. Quizás raro para algunos, para otros una idea genial. Lo cierto es que muchos lo elegimos para romper con la rutina, decirle no a los cánones impuestos, sacarnos los miedos, soltarnos.


Bf44c0d7334f0af1b6081ac17f4fe97d

Camila

Hola! Soy Cami, viajo 24/7 desde hace casi un año. Viajar para mí significa muchas cosas: desped...

Ago 17, 2018

Universo Pol Bamboo Hostel

Por eso creo que es bueno compartir nuestras experiencias tal y como fueron, contar que hay momentos muy muy muy felices, la gran mayoría, en los que siempre te acompañan personas increíbles y otros momentos no tanto.

Lleveba ocho meses de viaje por Brasil siendo una Worldpacker, venía de tener las mejores experiencias, las mejores historias, los mejores momentos compartidos con las mejores personas.

Pronto se acercaría mi partida de este país y tal como había planeado al comienzo, la idea seguía siendo hacer voluntariados.

Llegué a Salvador de Bahía emocionada por pisar al fin el nordeste brasileño, pero mi suerte no fue tan buena: tuve una experiencia muy desagradable con el anfitrión de aquel lugar, duré una semana allí.

Pero no todo fue tan malo, conocí a otra Worldpacker (podría decir que hoy en día es una de mis mejores amigas) con quien compartimos además de risas, las ganas de salir de ese hostel de inmediato. Fue entonces cuando pusimos manos a la obra y nos metimos de lleno en la búsqueda de un nuevo voluntariado.

En nuestros ratos libres lo único que hacíamos era enviar solicitudes sin ningún tipo de respuesta, hasta que a Marian, mi amiga, le responden desde Morro de Sao Paulo que con gusto la recibirían y que además tenían justo dos vacantes disponibles. No lo dudamos ni un segundo, ambas confirmamos nuestro viaje y al cabo de 24 hs. ya estábamos subidas al catamarán rumbo a la isla de ensueño.

Apenas llegamos nos recibió Joaco, nuestro anfitrión y el resto del staff con los brazos abiertos. Nos contó la historia del hostel, de cómo él y sus amigos decidieron llevar a cabo la iniciativa de un albergue consciente dentro de una reserva natural y trasladar los hábitos que promueven una vida más sustentable con trabajo, dedicación, conciencia y respeto

A toda la isla. Allí los residuos eran en su totalidad reciclados, por eso requería el apoyo de cada una de las personas que por ahí pasaban.

Los primeros días (incluso creo que todavía tengo la misma sensación) miraba a mi alrededor, en medio del mato y no podía creer dónde me encontraba, un lugar simplemente mágico, con personas llenas de buenas energías y dispuestas a dar una mano en lo que sea. Es que Universo Pol Bamboo Hostel es un paraíso dentro del paraíso mismo.


área exterior del Pol Bamboo Hostel

Mi trabajo era simple y las tareas súper llevaderas, más cuando hacés algo que realmente te gusta, en mi caso preparar desayunos y almuerzos veggie de 6 a.m. a 12 p.m. lo cual me permitía el resto del día recorrer la isla, ir a la playa o simplemente relajarme en una hamaca bajo los árboles. A cambio tenía hospedaje, dos días libres, todas las comidas y hasta clases de yoga!

Creo que cualquier viajero se sentiría más que satisfecho con ese tipo de voluntariado, yo lo estaba, pero el intercambio no terminó ahí. Realmente se daba una troca constante de ideas, experiencias, de saberes mismos, cada día, a cada momento.

Éramos una gran familia, vivíamos en comunidad, aprendimos a vivir de manera más consciente, íbamos a las aulas de yoga juntos y al regreso nos sentábamos en la cocina a charlar sobre cómo nos sentíamos

Me descubrí a mí misma, aprendí a escucharme más, a entender mejor a los demás, a vivir de manera más consciente. Aprendí a poner todas las energías en las cosas buenas y también a comprender que cuando las cosas no salen no hay que desesperar, porque todo llega.

Con una mano en el corazón, mi último mes en Brasil no pudo haber sido mejor. Tuve un comienzo no tan bueno, pero me viví los mejores momentos, con las mejores personas, despertaba con un rayo de sol desde la ventana y al abrir los ojos tenía selva a mi alrededor. Paseaba por playas con un mar intenso, me topaba con la simpleza y alegría de cada isleño.


Amigos del Pol Bamboo Hostel

Me fui porque el viaje continúa, ahora en otro continente, pero dejé ahí una familia inmensa de amigos, porque eso se volvieron, cada uno de ellos, desde el anfitrión hasta el último huésped que estuvo, amigos que me enseñaron que la riqueza que llevamos en nuestro interior es más poderosa que cualquier moneda. Que las pequeñas acciones hacen grande a cualquiera y marcan la diferencia. Me fui sabiendo mucho más de mí misma y del gran impacto que tenemos sobre la vida de los demás.

Viajar es vivir en una despedida constante, pero también es conectar con una, con los demás por eso quiero seguir acumulando experiencias y disfrutar del viaje, del interno sobretodo.

Llevar los miedos consigo no sirve. Si los dejás, te prometo que la mochila pesará menos!



Bf44c0d7334f0af1b6081ac17f4fe97d

Camila

Hola! Soy Cami, viajo 24/7 desde hace casi un año. Viajar para mí significa muchas cosas: desped...

Ago 17, 2018


¿Te gusta? No te olvides de dejar aresocami saber :-)


Comentarios