Como he vivido en Croacia con menos de tres euros al día

Frente a un ajuste de planes, las ganas de seguir viajando y un corto presupuesto recurrí a la plataforma Worldpackers como método de salvación. Luego de investigar destinos y opciones de voluntariados encontré a Funk Lounge Hostel, mi primer destino con Worldpackers en Zagreb, Croacia.


13189637d1133403d3994d180b2840d0

Yamile

Un viaje aventura, donde no sabes cual es el próximo país hasta que encuentras el voluntariado pe...

+ Ver mas

Ago 22, 2018

Paisaje de Zagreb

La idea de ir a Croacia se veía tentadora por la cercanía a mágicos lugares. También sabía que era mucho más económico viajar por Croacia que por la costa oeste de Europa, por donde ya había estado recorriendo y se me fue acortando el presupuesto sobre la marcha.

Llegué a Croacia tan solo con 70 euros. Con los cuales obtuve alrededor de 525 kunas. Suficientes para vivir un mes perfectamente. Hospedaje y desayuno lo tenía resuelto.

El desayuno estaba disponible durante todo el día para voluntarios, y como también había fiambres y pan me pude hacer sándwiches, con lo cual tuve parte del almuerzo resuelto.

Generalmente para la cena hacíamos comidas entre los voluntarios y de esta manera los gastos se minimizaban. Había días donde no gastaba dinero, y otros en que sí, pero nunca más de 5 euros por comida. Me encontré con que la comida allí es muy económica, incluso las bebidas, salir a tomar un café (7 kunas) o una cerveza (15 kunas) es algo que con unas pocas kunas lo podés hacer.

Muchos factores hicieron que este viaje sea especial y extremadamente económico. Solía comprar por semana cierta cantidad de frutas y verduras que estaban en rebajas tan solo por 30 kunas.

Además, hay posibilidad de recorrer museos gratuitos ciertos días del mes, es solo cuestión de organizar la agenda y apuntarlos a todos para no perder la oportunidad de entrar. Incluso realizar viajes en bus hasta las playas de Zadar o a la reserva de Plitvice lakes pudieron ser parte del esquema.

El hostel está ubicado a pocas cuadras de un gran parque natural con lagos bellísimos, el cual se volvió mi lugar preferido para ir a caminar y meditar todos los días. El transporte público es práctico y económico (4 kunas).



La vestimenta allí incluso es muy económica. Luego de pasar por el Sur de Francia y haber perdido mi valija con toda mi ropa en un tren, iba viajando con lo que traía puesto y un abrigo extra. Buscando precios en el trayecto, finalmente decidí hacer unas compras en Zagreb. Está lleno de tiendas de segunda mano con vestidos hermosos y de linda calidad por 150 kunas, pude comprar un par de vestidos, polleras, y remeras de verano.

Doy la vuelta hacia atrás y no puedo creer todo lo que pude hacer con tan poco dinero. La oportunidad de hacer un voluntariado de este tipo reduce al máximo los gastos, da la posibilidad de viajar por mayor tiempo, tener un contacto más directo con la sociedad y la cultura del lugar, conocer todos los rincones de una ciudad, te permite saber dónde es mejor comprar lo que necesitas y cómo manejar el dinero de manera consciente y organizada.

Se necesita muy poco para vivir una experiencia como ésta. Cada día fue asombroso y definitivamente lo recordaré por siempre. Lo volvería a hacer una y mil veces.

Descubrir esta manera de viajar ha destruido muchos prejuicios y miedos en mí. Es cuestión de encontrar un lugar donde sientas que podés brindar lo mejor y donde te sientas cómodo. 

Un voluntariado se da en la igualdad de lo que se entrega y lo que se recibe. Me gustaría llegar a muchos para que se animen a vivir esta experiencia que sin dudas vale la pena vivir.



13189637d1133403d3994d180b2840d0

Yamile

Un viaje aventura, donde no sabes cual es el próximo país hasta que encuentras el voluntariado pe...

+ Ver mas

Ago 22, 2018


¿Te gusta? No te olvides de dejar Yamile saber :-)


Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor