Voluntaria en España

Parto desde Bogotá, Colombia atravesando el océano hacia Madrid, España cargada de expectativas, sueños y deseos por cumplir, pero con el principal objetivo de realizar un master que por años había venido aplazando, master en Diseño de Calzado. Me alentaba la idea que solo serian cuatro meses, lejos de mi comodidad, de todo aquello que conocía, de todo aquello a lo que me había acostumbrado.

Al llegar a Madrid, me alojé en un hostal pago por una semana, con el objetivo de encontrar un lugar donde vivir en los siguientes cuarto meses, pero sin tener que pagar por el por que mis recursos eran muy limitados; contaba con solo 300 euros para cada mes para mi alimentación, transporte y si me alcanzaba para un poco para ocio.

Había mandado solicitudes a todas las ocho opciones que me ofrecía Madrid a través de Worldpackers y esperaba que en esa semana alguno me diera el visto bueno, pero a dos días de terminar mi estadía en el hostal, todos habían caducado y ninguno me había respondido la solicitud de estadía a cambio de trabajo; mis nervios empezaron a ser mella y empece a sentir la soledad, el abandono y me imagine en la calle para los próximos días.

Después de lamentarme, me dije a mi misma que debía insistir tanto como pudiera y así fue, volví a escribir a tres de las ocho opciones porque se acomodaban a mi horario de estudio. En el ultimo día que tenia en el hostal recibí un mensaje de Open Hostel; con mi corazón acelerado y con una incipiente incredulidad lei el mensaje. Manuel el dueño del hostal, me daba la bienvenida indagando un poco del propósito de mi viaje y asegurándose que contaba conmigo para empezar cuanto antes.



La felicidad era absoluta aunque con una gran desconfianza por que nunca antes había sido voluntaria, nunca antes había trabajado en un hostal, nunca antes había trabajado en la noche y nunca antes me había enfrentado a una situación que implica 100% de confianza de las dos partes, confiar ciegamente que todo lo que había leído acerca de ese lugar era real y no iba a correr ningún riesgo por aquella idea que llevaba en la cabeza (soy mujer y viajo sola, eso ya es correr peligro).

Al día siguiente tome mis maletas, hice check out y me dirigí hacia Open Hostel, que por fortuna quedaba a unas 10 cuadras de donde me encontraba; no era gran distancia considerando que tenia que caminar con dos pesadas maletas.

Al llegar me recibió la chica de la recepción, me dijo que me estaban esperando pero no me dijo mucho más, simplemente se dedico a mostrarme el lugar y enseñare mi cama. Para mi sorpresa era una litera en habitación compartida con huéspedes, chocando contra el ideal que tenia en mi cabeza; había visto todo en fotos y era tal cual pero yo esperaba mi habitación privada con todas las comunidades posibles y fue ahí cuando recibí mi primera lección de vida y que marcaría mi vida entera, la humildad.

Todo lucia de acuerdo a como se mostraba en fotos y la descripción del lugar. Ese primer día fue eterno, por que no sabia que hacer, si descansar, salir o ayudar en algo. Me presente a otras dos chicas que supe estaban de voluntarias y a pesar de mi timidez les pregunte de todo un poco acerca del lugar y sus testimonios me hicieron sentir mas tranquila. Ese día descanse, trate de acomodarme y de hacerme la idea que trabajaría ahí como voluntaria por cuatro meses mientras cursaba mi master.

Al día siguiente Manuel me dio el recibimiento me explico a grandes rasgos como funcionaba todo en el hostel y concertó una reunión para el final de la semana con todas las chicas que estaban de voluntarias para cuadrar tareas y horarios de trabajo y a la vez para conocernos; me dio la semana libre para adaptarme al lugar.



Al llegar el fin de semana nos reunimos y se estableció los horarios de trabajo para trabajar como recepcionistas en diferentes horarios; yo me había postulado en Worldpackers para recepcionista en el horario nocturno y así fue, en mi caso quedo establecido trabajar cuatro noches de la semana y elegí de sábado a martes en el horario de 12:00 am a 8:00 am. Básicamente éramos seis voluntarias de diferentes nacionalidades, todas jóvenes de edades entre los 20 y 28 años.

Comencé a trabajar a la semana siguiente y con el apoyo de todas las chicas pude entender como manejar la caja, el sistema y tener todo bajo control. Como mi horario era nocturno y coincidía en gran parte con el día en Colombia, me adapte fácilmente a no dormir en las noches y cumplir con mis labores que en realidad no eran muchas (recibir los huéspedes, estar pendiente de la puerta y hacer check outs) igual en las noches todo era muy tranquilo y me daba tiempo de sobra para realizar mis trabajos del master.

Me iba a dormir a las 8:00 am y aunque las habitaciones eran muy tranquilas y se respetaba mucho el estar en silencio, no conciliaba dormir mas de 5 o 6 horas, así que me despertaba a las 2:00 pm, “desayunaba”, me alistaba, y me preparaba para ir a clases de 6:00 pm a 10:00 pm. 

Por fortuna el hostel estaba ubicado en un lugar estratégico, tranquilo y muy cerca de todo, así que podía irme y volver caminando. Establecí la rutina fácilmente y aprovechaba para salir de jueves a sábado.



Durante estos cuatro meses pude conocer muchas personas que marcaron positivamente mi vida, si bien iban y venían me quedaba con lo valioso que me enseñaban. Esta experiencia me enseño la humildad, el servicio, el compartir, el dar antes que recibir.

Hoy en día puedo decir que ha sido y sin duda será una de las mejores experiencias de mi vida, por que me forjo, me moldeo y me enseño lecciones que difícilmente adquiriría de otra manera.

Estoy muy agradecida con la vida, por darme esta oportunidad, con Manuel, con mis compañeras y sobre todo con Worldpackers por brindar esta plataforma del valioso poder del DAR.

Sin duda recomiendo esta experiencia a todo aquel que por miedo no se ha atrevido a darse la oportunidad de tomar este tipo de alternativas, a aquel que por cuestiones económicas no cuenta con los recursos necesarios para costearse la manutención y vivienda en otro país, a aquel que busca aprender y conocer a la vez, a aquel que por cuestiones de visa no le permite trabajar formalmente y sobretodo a aquel que esta dispuesto a cambiar su vida positivamente.



E99bc7dd0f88cd8d683c46d2c91434cb

Alana

Sin dudas viajar se ha hecho parte esencial de mi vida, viajar me ha hecho crecer, aprender, madu...

+ Ver mas

Sep 19, 2018


¿Te gusta? No te olvides de dejar Alana saber :-)


Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor