Itinerario de viaje por Java, tierra de volcanes

Dos semanas en la Isla de Java fueron suficientes para enamorarme de su agreste geografía. Aquí os cuento mi itinerario de dos semanas en esta isla y cómo disfruté del tiempo restante de los 30 días de visa en Indonesia.


014734e2123699bb084938c60d658f29

Ene 03, 2019

Keep your time, keep your mind, keep humble. Start your life in the middle of the jungle. Rub your eyes, be surprised, keep hungry. Stay alive, tr...

itinerario-de-viaje-por-java-tierra-de-volcanes

Antes de visitar Indonesia la imagen que tenía del país era la de un puñado de islas, de las cuales Bali se llevaba toda la publicidad. De cara a preparar mi viaje, revisé las oportunidades que me ofrecía Worldpackers, llamándome especialmente la atención un hostal que requería ayuda en la isla de Java. Sin dudarlo apliqué y me puse a buscar más información sobre el país. Se trataba de la mejor época para viajar a Java (Septiembre-Octubre). En estas fechas el clima sigue siendo seco y a la vez hay muchos menos turistas, lo que conlleva unos precios más bajos que permiten viajar de manera más barata e improvisada. Esto era música para mis oídos por lo que decidí dedicarle a esta isla dos semanas de mis 30 días de visa.


Inicio e itinerario de viaje por Java

Mi vuelo me llevó de Singapur (aquí puedes leer mi primera experiencia con Worldpackers en Singapur) a Jakarta, la capital de Indonesia. Mi corta estancia de un día fue suficiente para cerciorarme de los consejos recibidos por otros viajeros de evitar la ciudad, caótica, contaminada y descomunal. Después me dirigí hacia el este de Java, donde realmente descubrí Indonesia.

Mi primera parada fue Yogyakarta, considerada la capital cultural y artística del país, sin duda visita obligada si quieres empaparte en su cultura. En sus calles se pueden observar las danzas típicas, admirar los cuadros con cera o escultores trabajando. Además, desde aquí se pueden realizar excursiones a los abrumadores templos de Borobudur y Prambanan. Desde ese momento tuve que acostumbrarme a la bonita, y a la vez aterradora, imagen de un volcán permanentemente en el horizonte.

Mi siguiente destino fue Surabaya, donde trabajaría en un hostal con mi compañera Sara y desde donde planificaría mi plan de ruta. Surabaya es una ciudad de paso para quienes quieren visitar el este de la isla evitando Jakarta. Salvo una visita al museo del tabaco de Sampoerna e ir a comer a la vecina isla de Madura bebek goreng (pato frito con arroz y ralladura de coco frita, que según los lugareños es el mejor de Indonesia), no hay mucho más que hacer. La mayor parte del tiempo lo pasé en el hostal; cuando no estaba pintando y decorando la pared de la entrada, estaba leyendo y organizándome.

Desde Surabaya nos dirigimos a Malang. Esta ciudad me encantó porque fue un completo descubrimiento, mientras que la mayoría de viajeros la usan únicamente como punto base para subir al volcán Bromo, nosotros pasamos tres días increíbles. En el centro de la ciudad se encuentra Kampung Jodipan, un barrio totalmente pintado de colores, perfecto para pasear durante el día y tras caer el sol dejarse caer por algún mercado nocturno. 

Otro buen plan es alquilar una moto por 80.000 rupias (menos de 5€) y visitar los templos de alrededor de Malang. Especialmente recomiendo el Candi Sumber Awan, no tanto por el templo en sí mismo sino por sus alrededores. Se puede llegar con un pequeño trekking por la selva y acabar descubriendo este pequeño templo. En las cercanías de este, los locales tienen montado una especie de camping donde puedes comer y pasar un rato con ellos.


Viaje por Java: el volcán Bromo

El volcán Bromo, en bahasa Gunung Bromo, se alza con sus imponentes 2.329 metros escupiendo nubes de azufre por encima del Parque nacional que lo rodea. La entrada al parque cuesta 215.000 Rp y se paga en las propias entradas del parque. 

¿Cómo llegar al volcán Bromo?

La manera más habitual de visitarlo es al amanecer, haciendo noche en Cemoro Lawang, pasando por Probolinggo. Sin embargo, Probolinggo es un pequeño pueblo que se sustenta del transporte de turistas hacia el volcán operado por una pequeña asociación -mafia- que estipula el precio por furgoneta en unos 35€, vayan 4 ó 15 en ella. No hay otra opción, lo tomas o lo dejas, y si te lo piensas demasiado las cosas se pueden poner algo violentas. También existen tours organizados que te llevan y te dejan arriba al amanecer por unos precios un poco más elevados. 

Esta situación nos levantó algún que otro dolor de cabeza, pero al valorar todas las opciones y hacer cuentas, dimos con la opción más barata: alquilamos una moto automática de 125 cc por 100.000 Rp, recomendable debido a las cuestas si no sabes manejar una manual, y condujimos directamente desde Malang, sin pasar por Cemoro Lawang ni Probolinggo. De esta manera nos evitamos pagar los elevados precios de alojamiento, los guías, los jeeps, la mafia y varios autobuses. 

Pero no todo es un camino de rosas, si quieres esta ruta tendrás que mentalizarte para unas tres horas de moto en noche cerrada por carreteras empinadas. Nosotros descansamos la tarde del día anterior y salimos a media noche. Cuando ya estábamos cerca del volcán, empezamos a ver lava en las laderas que nos rodeaban y un cielo totalmente salpicado de estrellas. Lo duro del trayecto lo olvidamos al instante y, en cambio, nos quedamos con la magia del momento y la sensación de aventura de llegar por nuestra cuenta.

¿Qué hacer una vez en Bromo?

Al llegar al viewpoint más alto, el aconsejado para ver el amanecer, ya empezamos a encontrarnos con grupos de turistas y todos juntos esperamos en un pequeño refugio hasta que empezase a clarear la noche.Totalmente imprescindible llevar ropa de abrigo, comida y agua. Aunque todo esto te lo venden allí arriba, como cabe esperar el precio es muy elevado. 

Con el frío que pasamos esa noche creo que nunca esperé con tantas ansias un amanecer; sin duda uno de los mejores de mi vida, normal que tenga la fama del mejor amanecer de Indonesia. Según empezaba a salir el sol se podía entrever la panorámica que teníamos delante, un enorme cráter y en el centro, rodeado de un mar de arena, los impresionantes volcanes. Una imagen de otro planeta.


itinerario-de-viaje-por-java-tierra-de-volcanes - Worldpackers

Tras movernos a un par de viewpoints más para tener todas las perspectivas del volcán, nos decidimos a verlo más de cerca. Para ello bajamos al mar de arena e intentamos cruzarlo en moto. Sí, intentamos. Si alguna vez has llevado una moto sobre arena lo entenderás, es como conducir en una pista de hielo. Tras ver peligrar nuestra integridad física, acabamos negociando con un local para que nos llevase en su moto por 40.000 Rp. Si antes temíamos por nuestra vida ahora más; alcanzando los 50 km/h, el joven conductor nos llevó surfeando con una habilidad increíble.

Con el susto en el cuerpo comenzamos a ascender las interminables escaleras que te llevan hasta la caldera. Una vez allí, quedamos impactados con la ferocidad del volcán. Un ruido semejante a una marejada, acompañado de una pestilente nube de azufre. Sólo pudimos aguantar ahí unos minutos debido a los efectos del azufre en los pulmones, pero fueron muy intensos.


itinerario-de-viaje-por-java-tierra-de-volcanes - Worldpackers

Aún así, todavía tuvimos ganas de cruzar caminando el mar de arena y tras ello, otras tres horas de vuelta en moto a Malang. Sin haber dormido, sucios y totalmente extenuados, caímos dormidos en un tren de 8 horas rumbo a Banyuwangi, desde donde se puede llegar a nuestro segundo volcán.

Volcán Ijen

Los primeros dos días en Banyuwangi los pasamos prácticamente en la cama, ya que nos habíamos puesto enfermos; pese a todo, pudimos pasear por el centro de la ciudad decorada con arte callejero.

¿Cómo ir al volcán Ijen?

Para ir al volcán Ijen, de nuevo alquilamos una moto por 70.000 Rp, esta vez el trayecto fue de una hora y la carretera estaba totalmente nueva, por lo que la subida fue realmente fácil. Además, el día anterior lo dedicamos a explorar las numerosas cascadas que te vas encontrando de camino al volcán, por lo que nos conocíamos bien la ruta.

Durante el día esta prohibido acceder al volcán por que los mineros se dedican a extraer azufre, siendo uno de los pocos lugares del mundo donde no se utiliza ningún tipo de maquinaria. Además, por la noche se puede presenciar uno de los fenómenos más mágicos del planeta: debido a unas reacciones químicas creadas por el azufre en combustión, se generan unas llamaradas de color azul. Por ello nos tocaría de nuevo levantarnos de madrugada para subir al volcán y poder avistar tan extraño fenómeno. Esta vez nos subiríamos hasta los 2.800 metros, por lo que es aconsejable de nuevo ir bien abrigado. 

¿Qué hacer una vez en Ijen?

La entrada al parque cuesta 100.000 Rp y el alquiler de una máscara de gas 25.000 (necesaria). Tras una hora de caminata llegamos en absoluta oscuridad a la cima y comenzamos a bajar el cráter. Al llegar abajo, cubierto todo de un humo denso, empezamos a observar destellos azules. Al acercarnos vimos las llamaradas moverse en el aire como espectros.

 Entre ese ambiente fantasmagórico empezó a salir el sol, momento en el que subimos de nuevo para ver el amanecer. Ahora sí que podíamos ver lo que había a nuestro alrededor: a nuestras espaldas, un horizonte cubierto de niebla y sobresaliendo picos de montañas; enfrente de nosotros, un lago azul turquesa con orillas de color amarillo (producto del azufre). Simplemente increíble.


itinerario-de-viaje-por-java-tierra-de-volcanes - Worldpackers

Con la luz del día llegaron también los mineros, cargando a sus espaldas por la escarpada ladera cestos de azufre que superaban su propio peso. Realizan este trabajo unas dos veces al día sin máscara, acarreando graves problemas respiratorios. Todo por unos 5 € al día. 


itinerario-de-viaje-por-java-tierra-de-volcanes - Worldpackers

Después de Java: Bali y Komodo

Tras dos semanas, nos fuimos con la sensación de haber visto algo único y haber conocido una de las islas más auténticas de Indonesia. Con esto terminamos nuestro viaje por Java y pusimos rumbo a Bali, donde nos aguardaban dos semanas increíbles recorriendo en moto todos los templos de la isla. Después, pasaríamos cuatro salvajes días en Komodo e Islas Flores, donde pudimos estar a escasos metros de dragones, nadar junto a mantas, avistar ballenas y bucear entre miles de peces de colores.

Simplemente, Indonesia.

Recuerda que a través de Worldpackers puedes encontrar opciones de voluntariado e intercambiar tus habilidades por alojamiento y comida en cientos de países alrededor del mundo. 


014734e2123699bb084938c60d658f29

Ene 03, 2019

Keep your time, keep your mind, keep humble. Start your life in the middle of the jungle. Rub your eyes, be surprised, keep hungry. Stay alive, tr...


¿Te gusta? No te olvides de dejar Carlos saber :-)


Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor