Categorías

Mi primera experiencia en Worldpackers fue tan increíble

Frente un cambio de planes, las ganas de seguir viajando y un corto presupuesto, decidí recurrir a Worldpackers como herramienta para proseguir con mi viaje. He aquí donde encontré mi primer destino como voluntaria en un bonito hostel en Zagreb, Croacia.


13189637d1133403d3994d180b2840d0

Yamile

Un viaje aventura, donde no sabes cual es el próximo país hasta que encuentras el voluntariado pe...

Jul 05, 2018

 amigos del hostel

Desde un comienzo, el equipo de Funk Lounge Hostel me recibió con gran hospitalidad. Me explicaron las actividades a realizar en la recepción y cómo se organizaba el hostel en general. Me hicieron sentir parte del equipo desde un comienzo.

En este lugar no existen puestos jerárquicos; lo que hace que, desde las dueñas, quienes realizan trabajo remunerado y los voluntarios, reciban el mismo trato y compartan las mismas responsabilidades. Eso genera un gran amor y conexión por el lugar.

Cada día era diferente en relación con la gente que se hospedaba, siempre recibiendolos con muy buena predisposición. Incluso fuera de mis horas de trabajo, disfrutaba de ser parte y de ayudar a los huéspedes a encontrar lugares para visitar, cocinar comidas típicas junto a ellos, compartir charlas, un café.

Ser voluntario en un hostel va más allá de cumplir unas pocas horas de trabajo a cambio de hospedaje. Uno se hace parte del lugar. Se siente la comodidad de compartir el mismo ambiente y el deseo de que todo esté bien para que los huéspedes se sientan como en casa. 

Uno como viajero, conoce lo que un hostel debe ofrecer para sentirnos cómodos. Por ende, ser parte del equipo es también ser responsable de brindar esa energía que genera armonía en el lugar, donde todos logren sentirse parte de la familia y encuentren un ambiente para relajarse.

Las actividades eran muy claras y organizadas. Mis tareas consistían en la recepción durante el turno nocturno y llevar a cabo pequeñas tareas de limpieza para mantener los lugares del área común ordenados. Al no haber demasiado movimiento durante la noche, era el turno más relajado.

Luego de terminar con mis tareas, tenía permitido mirar películas o ponerme a pintar que es lo que me apasiona, relajarme entre otras cuestiones. ¿Hay algo mejor que eso? Poder combinar trabajo con algo que disfrutas mucho genera un ambiente muy agradable.

Así fue como se me ocurrió empezar a pintar un mural de mandalas en la pared de entrada al hostel, el cual fue muy bien recibido y me entretuvo por noches. 

Además, obtenía dos días libres, suficientes para hacer viajes cortos, o disfrutar de paseos por toda la ciudad.

Destaco de este voluntariado la cooperatividad y la organización del lugar. Todo funcionaba de manera coordinada, lo que hizo que la experiencia fluyera a un ritmo armonioso. 

 amigos del hostel

Durante el mes que estuve en Zagreb gasté alrededor de 70 euros. Lo equivalente a 525 kunas aproximadamente. No tuve gastos significantes. 

El hospedaje y el desayuno que podía servirse durante todo el día y era lo bastante completo, ayudaron a alivianar mis gastos ya que no contaba con demasiado dinero. De esta manera pude seguir viajando sin preocuparme demasiado por ello.

Recomiendo este lugar para alguien proactivo, creativo, energético y con ganas de dar lo mejor para que el lugar siga manteniendo su energía. 

El equipo entero está abierto a nuevas ideas, todos pueden colaborar con cambios y adentrarse en detalles que hacen que el hostel mantenga la buena vibra. Es más que un típico hostel de mochileros, es una pequeña familia con gran corazón que reciben con amor a todo el que quiera ser parte y dejar una huella por allí.

He aprendido a poner en práctica todas mis habilidades y a manejar nuevas. He experimentado como se organiza un hostel, como es el día a día con los huéspedes, complicaciones que pueden surgir con la marcha, como solucionarlos, la comunicación con los mismos siendo que muchas veces no hablaban el mismo idioma que yo.

He sido parte de un hostel, con todo lo que conlleva. Estar frente al escritorio, responder dudas, brindar recomendaciones para recorrer la ciudad y sus alrededores, socializar a cada instante, prestar atención a todo detalle de organización y limpieza del lugar, estar atenta a toda situación emergente.

La confianza que han depositado en mi para realizar estas tareas fue enorme, y es lo que me ha hecho sentir cómoda y capaz de involucrarme por completo desde un comienzo. A pesar de no tener previa experiencia en este tipo de trabajo, fueron muy claros con la información y muy cálidos acompañándome en mis primeros días para comprender como todo funcionaba.

Mi primera experiencia en Worldpackers superó todo tipo de expectativas. Estoy muy agradecida y con ganas de volver. Ahora ya estoy en camino a mi tercera experiencia y me siento feliz de seguir optando por esta manera de viajar, donde se genera un intercambio de valores humanos, algo que hoy en día es importante apreciar.



13189637d1133403d3994d180b2840d0

Yamile

Un viaje aventura, donde no sabes cual es el próximo país hasta que encuentras el voluntariado pe...

Jul 05, 2018


¿Te gusta? No te olvides de dejar MujerLunar saber :-)


Comentarios