Miedo a viajar sola? No sabés lo que te perdés!

Te suena familiar alguna de estas frases: “Pero qué vas a hacer sin nadie?”, “es mejor ir en grupo, por si acaso”, “sería lindo viajar, pero no me animo a ir solo/a”. Estoy segura que si la idea de subir al primer avión que salga te ronda hace un tiempo, entonces escuchaste a alguien decir eso o incluso vos lo pensaste.


Ea3dc39ca0b2f6b5f17abddec1f0e9a4

Camila

Hola! Soy Cami, viajo 24/7 desde hace un año. Viajar para mí significa muchas cosas: despedidas ...

+ Ver mas

Oct 03, 2018

Camila mientras su viaje

Tranqui, que a mí también me pasó. Y es que a la mayoría de las personas que conozco les da cierto miedo aventurarse en un viaje en solitario.

¿Por qué?

Bueno, mi teoría, y en mi propia experiencia, puedo decir que es por el miedo al miedo mismo. A lo desconocido, a salir de tu zona de confort o a la incertidumbre de no saber qué pasará en un futuro no muy lejano.

En mi caso, la primera vez que hice un viaje sola me fui a Brasil como worldpacker por apenas dos semanas. Sí! Era el máximo de días que podía tomarme en mi trabajo, pero a pesar del poco tiempo, ese viaje fue un antes y un después, realmente fue un reto para mí. Confieso que estaba muerta de miedo.

Aquella fue una de las mejores experiencias de mi vida. Volví a mi casa y ese mismo día decidí que quería continuar viajando, así que dejé mi carrera en stand by, ahorré lo más que pude y al cabo de seis meses de aquel deseo de dejarlo todo para viajar, renuncié a mi empleo, tomé mi mochila, un boleto de avión y acá estoy, diez meses después, escribiendo este relato en mi voluntariado número no sé cuánto!

Es que no conozco mejor manera de crecer y evolucionar que afrontando los miedos, saliendo de esa zona de confort.



De hecho, cada vez que estoy por embarcarme en un nuevo viaje, la sensación de incertidumbre me invade, a veces siento un poco de tensión o ansiedad. Sin embargo, a esta altura son sensaciones conocidas y hoy en día las abrazo con mucho cariño, porque sé que en breve viviré experiencias inolvidables, esas que te hacen pensar que la vida de verdad vale la pena y más vale vivirla intensamente.

Ahora bien, hasta aquí todo muy lindo, como ves, quienes viajamos también sentimos ese miedito, pero imagino que todavía quedan dudas. Por eso quiero contar algunas ventajas de viajar solo o sola:

  • Para empezar, pensalo un momento: podés ir a donde quieras con plena libertad, dependiendo únicamente de tus tiempos, de tus ganas, sin más.

Muchas veces sucede que al hacer viajes con amigos o grupales desaprovechamos el tiempo solamente para ponernos de acuerdo en qué hacer, cuándo ir y hasta nos perdemos lugares que deseábamos conocer.

Estando solos corremos con la suerte de no hacernos esperar ni tener que esperar para salir a explorar el sinfín de posibilidades que el viaje nos brinda tan solo al alcance de nuestra voluntad. Qué mejor?

  • Tus preocupaciones se reducen a cubrir las necesidades básicas como encontrar alojamiento, comida o transporte.

Suena algo primitivo, lo sé. Pero en definitiva, volvés a lo simple. La rutina cambia por la espontaneidad de decidir sobre la marcha.

Eso hace que te vuelvas más flexible porque te vas adaptando a los diversos escenarios constantemente y al final, tomar decisiones será cuestión de minutos, porque vas improvisando y dejando que todo fluya.

  • Los sentimientos siempre a flor de piel. Siempre.

Esto lo sabemos bien, quienes llevamos un tiempito viajando nos hacemos susceptibles a muchas cosas. Porque todo es nuevo, lo que vemos, lo que vivimos, lo que sentimos, lo que aprendemos.

En mi opinión, creo que viajando conocemos muchas historias de vida que nos hacen tomar conciencia de todo lo que antes dábamos por sentado y eso también hace que valoremos lo que tenemos.

También aprendemos a convivir con la nostalgia, porque extrañar a nuestros seres queridos es algo que no podemos dejar en la puerta de embarque pero en la balanza siempre pesan más las ganas de seguir descubriendo.


Camila y su amiga en la playa

  • Viajar solo casi nunca significa estar solo.

A donde quiera que vayas, vas a conocer personas, continuamente, de todos lados, en todo momento. Esas personas puede que sean tus compañeros de cuarto, puede que compartan parte de tu viaje, o quizás sean personas que te ayuden a llegar a algún lugar, que caminen juntos unos minutos por la playa o incluso que pidan que les tomes una foto y terminan siendo amigos. 

Lo cierto es que todos los días te vas a topar con alguien con quien poder conversar o compartir momentos y verán lo mucho que tienen en común.

  • Vos en tu mejor versión!

Y es que sí, luego de un viaje, nadie vuelve siendo el mismo. Cada recorrido que emprendas te volverá una persona más madura, más segura de sí misma, más sensible, más desapegada y por sobre todas las cosas, más feliz. Porque cada día es una nueva oportunidad para aprender, para acumular nuevas experiencias, hacer nuevos amigos.


Amigos que hice en mi voluntatiado

Viajar siempre es un buen plan. Viajar solo o sola, para mí es mucho mejor aún. Como ves, los miedos pueden aparecer, lo importante es no dejar que se apoderen de nuestros deseos. Así que avanza sin ellos, o con ellos, pero no los dejes decidir y divertite, divertite mucho. :)


Ea3dc39ca0b2f6b5f17abddec1f0e9a4

Camila

Hola! Soy Cami, viajo 24/7 desde hace un año. Viajar para mí significa muchas cosas: despedidas ...

+ Ver mas

Oct 03, 2018


¿Te gusta? No te olvides de dejar Camila saber :-)


Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor