Marcela mientras su viaje

Soy de Córdoba, Argentina, me mudé en 2016 a los Estados Unidos para ser Au Pair. Posteriormente, solicité una visa de estudiante.

El 11 de septiembre de 2017, mi visa de estudiante fue rechazada, la situación me forzó a tomar una decisión: volver a Argentina y terminar mi carrera o hacer el viaje de mi vida... Tomé la segunda opción.

Escuché sobre Worldpackers, la encontré como una manera segura y divertida de viajar.

Decidí ir a Costa Rica, el país que ocupaba el primer puesto en mi lista de deseos.

Tuve suerte, encontré el anfitrión perfecto en Heredia, cerca de la casa de mi amiga Nikol. José y sus padres me trataron como parte de la familia, tuve el placer de vivir su cultura desde el interior mientras me hospedaba con ellos.

En diciembre del año pasado, fui voluntaria a la Ciudad de Panamá. Debido a un problema personal, mi anfitrión debió irse y me dejo a cargo del hostal. 

Fue desafiante, pero aprendí muchísimo sobre cuestiones administrativas que no tenía ni idea.

Todo el conocimiento y experiencia que obtuve fue realmente útil para el próximo voluntariado que hice.

Confianza, eso es lo que me dejó esta experiencia, cuando uno de propone algo (o no le queda de otra como en este caso) uno se da cuenta que puede hacer más de lo que imaginabas.

El siguiente destino fue Bogotá, donde trabajé como recepcionista en un lugar bastante movido y loco que ahora se convirtió en una Fundación de Ayuda al Inmigrante.

Me di cuenta de cuántos estereotipos, por ende prejuicios, tenía en mente. Pensé que este era un lugar muy peligroso, así que no debía fiarme mucho de la gente.

Bueno, estaba totalmente equivocada. Colombia tiene la gente más amable que conozco. Conocí a personas increíbles con una historia de vida inspiradora que te hacen comprender cómo es la vida de aquellos que buscan su felicidad frente a las adversidades.

En febrero, viajé a Ecuador. Pensé que me quedaría solo en unas pocas semanas. ¿Pero adivinen que? ¡He estado aquí por casi 3 meses!

Escribí artículos de viaje en Colibri Hostel. Hice lo que me gustaba (escribir y viajar) mientras recorría las históricas calles de Quito. ¿No es ese el trabajo perfecto?

Marcela mirando el paisaje

Después de eso, fui a Santa Marianita, un pequeño pueblo cerca de Manta.

Hice un poco de trabajo social en Soga Lounge Hostería. Fui facilitador en las clases de natación e inglés. 

Los niños estaban felices de aprender no sólo de las clases, sino también de tener la oportunidad de conocer otras culturas ya que éramos voluntarios de diferentes países.

Fue una experiencia muy gratificante.

Actualmente, estoy en Salinas. Trabajando en la recepción del Hotel Caravel, vivo a una cuadra de la playa. Hoy me hice amiga de un guía turístico, el cual me invitó a hacer snorkel por las tardes.

¿Mi próximo destino? El norte peruano, acabo de encontrar un anfitrión perfecto. Voy a trabajar como guía turística en una empresa de viajes mientras hago avistajes de ballenas.

Estoy tan feliz de estar viajando, aprendiendo cada día un poco más sobre los demás. 

Me redescubrí a mí misma, me convertí en una mejor persona, mejoré mis habilidades. Todo eso porque me cerraron una puerta.

Como dice el dicho, donde se cierra una puerta, se habre otra.

Worldpackers ha sido de gran ayuda para mi viaje. Si quieres mejorar, conocer diferentes culturas, descubrir un nuevo estilo de vida y hacer realidad tus sueños, te recomiendo la experiencia de voluntariado.

Las pequeñas acciones pueden marcar una gran diferencia en tu vida y la de otros, hay que ser valientes y no dejar que los miedos nos impidan ir por algo increíble.


Ccb32979e1a4543f605dfcd0a04b9dba

Marcela

¡Hola! Soy Marcela de Córdoba Argentina. Ando juntando millas y experiencias de vida. Me encanta ...

+ Ver mas

Nov 07, 2018


¿Te gusta? No te olvides de dejar Marcela saber :-)


Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor