Viajar por el mundo haciendo fotografía

La fotografía nos permite contar historias desde cualquier lugar del mundo y el mundo tiene la capacidad de ofrecer oportunidades laborales para cualquier apasionado de la fotografía.


Ea3dc39ca0b2f6b5f17abddec1f0e9a4

Emilio Aparicio Rodríguez

Mar 09, 2019

¡Hello! My name is Emilio I’m an expert worldpacker, human being, traveler, adventurer, blogger and photographer from Bogotá (Colombia) intere...

viajar-el-mundo-haciendo-fotografia

La fotografía es una de las cosas más especiales que ha llegado de mi vida y  no sólo por ser aquella profesión que me permite sobrevivir a diario durante los últimos 10 años, sino porque también va mucho más allá de lo visual.

Personalmente siento que la fotografía es un enorme puente de comunicación para acercarme a las personas y conocer de sus vidas. Es un pretexto para hablar de los sentimientos y las emociones propias, pero también para descubrirlas en los demás. Es una herramienta bellísima que no solamente consiste en hacer un "clic", sino que tiene todo un sentido mágico conceptual y profundo que si se siente de verdad, puede ser capaz de transportarnos y hacernos vibrar. 

Un paisaje es capaz de cautivar, un retrato es capaz de hablar y un momento inédito es capaz de comenzar a narrar cualquier historia. Una imagen es tan poderosa que puede hablar por si sola, es capaz de sanar y puede inspirar a cualquier persona a vivir de ella.

Viajar por el mundo haciendo fotografía: el principio

¿Cómo llegué a la fotografía?


Viajar por el mundo haciendo fotografía - Worldpackers 

Cuando tenía 18 años y tan sólo dos días después de haberme graduado como bachiller académico, fui reclutado por el Ejército Nacional de Colombia para prestar servicio militar obligatorio. Confieso que nunca estuve de acuerdo con ir, pero la vida me dio una gran lección y tuve la oportunidad de viajar a la Península del Sinaí en Egipto, para hacer parte de una organización de paz y vivir durante 8 meses dentro de una base en la mitad del desierto.

La diversidad cultural en la que estaba inmerso, los paisajes surreales de este maravilloso país, la vida militar y todas las experiencias que estaba viviendo a diario, fueron las que me transformaron positivamente y me llevaron a disparar una cámara en lugar de un arma. 

Viví y me relacioné con personas de 11 países diferentes como las Islas Fiji, Nueva Zelanda, Australia, Hungría, Noruega, Canadá, etc.. Lo que me acercó a otros mundos desconocidos en aquel entonces para mí. 

Además conocí las pirámides de Egipto, leí un periódico mientras flotaba sobre el Mar Muerto en Israel, viajé en helicóptero por primera vez en mi vida, aprendí a apagar un incendio dentro de una estación de bomberos, recibí varios reconocimientos militares pero sobre todo me enamoré de la fotografía porque encontré en ella la posibilidad de contar historias y documentar lo que estaba viviendo durante este viaje, y así compartirlo con todas las personas que me estaban esperando en casa.

Cuando regresé a Colombia, mi interés por la fotografía aumentó considerablemente, pero comencé a estudiar arquitectura. Sin embargo encontré una asignatura opcional en fotografía y tuve la oportunidad de entrar a un cuarto oscuro, revelar películas, ampliar imágenes en blanco y negro y descubrir la magia que había en este mundo. 

Incluso participé en un concurso de fotografía y tuve la fortuna de ganar el primer puesto que correspondía a unos $150 dólares, los cuales invertí un curso para seguir aprendiendo. Más adelante decidí retirarme de arquitectura y concentrar todos mis esfuerzos para estudiar una carrera relacionada con lo visual y que logré en un 100% con excelentes resultados académicos y profesionales. 

Y durante los siguientes años comencé a trabajar como fotógrafo independiente complementando mis estudios con varios cursos de fotografía en Cuba y Nueva York, buscando expandir mis horizontes y profesionalmente adquiriendo herramientas más sólidas para conseguir mejores oportunidades laborales.


Fotógrafo Empleado VS. Fotógrafo Independiente


Viajar por el mundo haciendo fotografía - Worldpackers 

Actualmente, la dinámica de trabajo para muchas profesiones y carreras ha evolucionado considerablemente, llevando a muchos a cambiar de alternativas para recibir un salario y además salirse de los parámetros convencionales para poder tener una vida laboral diferente.

En fotografía por ejemplo, es más sencillo trabajar como empleado para una agencia publicitaria, una revista o un diario, una institución cualquiera, una entidad oficial, etc. Cumpliendo con un contrato laboral y trabajando 8 horas diarias durante 5 días de la semana, pues los fines de semana son para descansar y al final del mes se recibe un salario fijo. 

Es muy probable que se tenga un jefe inmediato o un supervisor de contrato, quien asigna tareas a diario que pueden ir desde lo más sencillo, hasta lo más complejo, pero claramente todo estará relacionado con una carrera afín a la imagen.

En la otra cara de la moneda se encuentran los fotógrafos independientes o freelance que como su nombre lo dice son mucho más libres y autónomos. Estos logran manejar sus propios clientes, organizar su propio tiempo y establecer tarifas por horas y días de trabajo, lo que también es válido para recibir un salario al final del mes. 

Sin embargo, el fotógrafo que trabaja de esta manera tiene que mantenerse activo siempre, trabajando profesionalmente con su red de contactos, buscando nuevas oportunidades, consolidando los mejores clientes y pensando creativamente todos lo días. 

Mes a mes el salario puede variar al igual que las horas de trabajo, pues todo es muy relativo en este aspecto y depende de uno poder ir consolidando su propia metodología de trabajo. Por ejemplo, un par de grandes clientes nos pueden dar ingresos suficientes para conseguir un salario promedio en cuestión de una semana, pero a veces es necesario realizar 5, 10 o hasta 15 pequeños trabajos a lo largo de todo el mes para poder llegar a nuestro objetivo.

Trabajar para alguien puede llegar a ser muy sencillo y en muchas ocasiones nos ubica en una zona de confort de la que no queremos salir. Solamente nos dicen lo que tenemos que hacer, estamos preparados para asumirlo, luego lo ejecutamos y entregamos resultados. 

Pero si trabajamos como fotógrafos independientes, tenemos que aprovechar esa libertad para trabajar de manera profesional y creativa todo el tiempo. ¡Es mucho más exigente!

Cualquier manera de trabajar y vivir es válida, pero igual hay que hacer las cosas con mucho compromiso y responsabilidad para poder obtener los resultados que queremos. 

La pasión es un ingrediente fundamental para que las cosas salgan bien y aunque trabajar como empleado para muchas personas es una gran oportunidad o una bendición, definitivamente no hay nada comparado con la libertad para trabajar como fotógrafo desde cualquier lugar del mundo.


Viajando como fotógrafo con Worldpackers


Viajar por el mundo haciendo fotografía - Worldpackers 

Personalmente podría decir que desde el año 2018 he pagado todos mis viajes gracias a la fotografía. Principalmente porque estuve trabajando como fotógrafo en Colombia durante un periodo de cinco años y me propuse ahorrar lo suficiente para tener una base estable y comenzar a viajar por el mundo. 

Trabajé con diferentes clientes, revistas y personas que aún hoy en día reconocen y valoran el trabajo de los últimos años. Pero indiscutiblemente no fue nada fácil y sacrifiqué muchas cosas, personas y momentos especiales, antes de poder abrir las alas para comenzar a viajar por Islandia, Kenia, Tanzania, Bolivia, India, Tailandia y Nepal. 

Conocí todo Islandia sacando de mis propios ahorros y como un turista cualquiera, pero como fotógrafo aproveché al máximo este maravilloso país e hice tantas fotografías, como proyectos posibles. 

Satisfactoriamente durante los siguientes meses conseguí reconocimientos en convocatorias, publicaciones en revistas impresas y participación en exposiciones colectivas de fotografía, que si no me dieron un salario como el que tenía antes trabajando como empleado, fueron una ganancia para mi hoja de vida profesional y una gran motivación para seguir adelante.


Viajar por el mundo haciendo fotografía - Worldpackers 

Viajar por el mundo haciendo fotografía -  Kenia - Worldpackers 

Luego viajé al África para hacer dos voluntariados sociales con Worldpackers, y cuando estaba en Kenia apoyando una iniciativa de educación, también aproveché para conocer algunos lugares del país o trabajar en historias diferentes durante mi tiempo libre.

Logré vender un reportaje sobre animales salvajes en la Reserva Nacional Masái Mara y otra historia sobre niños en condiciones de vulnerabilidad que se involucraban con el fútbol para cambiar de vida y salir de las calles. Con el dinero recibido de estas dos publicaciones, recuperé lo que había gastado durante mi viaje de tres meses en Kenia y además el dinero que había invertido en un safari.

Luego viajé a Tanzania para apoyar otro proyecto social, en el que no solo fui a participar de actividades con niños al interior de una escuela y un orfanato, sino que también generé contenido fotográfico y audiovisual para la página web de la organización que apoyaba a niños en condiciones de vulnerabilidad en la ciudad Arusha. 

Además tuve la oportunidad de hacer una gran inversión económica para subir el Monte Kilimanjaro, la montaña más alta del África, y de ahí salieron mis primeros artículos pagos para esta plataforma. ¡Otro pequeño ingreso para seguir viajando!


Viajar por el mundo haciendo fotografía - Kilimanjaro - Worldpackers 

Viajar por el mundo haciendo fotografía - Worldpackers 

Meses más adelante regresé a Suramérica porque fui seleccionado dentro de una convocatoria de fotografía internacional, gracias a otro trabajo que realicé en Islandia. Iba a para participar de una laboratorio de creación con fotógrafos tutores y editores en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. ¡Fue todo un éxito! 

Aproveché para mostrar mi portafolio, hablar con editores sobre mis viajes y conseguir nuevos contactos para mis planes futuros.

Visité Colombia unos cuantos meses, compartí con mi familia y amigos. También vendí algunas fotografías individuales a personas conocidas que me estuvieron acompañando durante mis viajes en aquel año y se habían enamorado de algún paisaje o un retrato que querían comprarme para tener en sus hogares.

En el mes de diciembre de 2018, recibí la maravillosa noticia de que había ganado un concurso internacional de fotografía con un bellísimo retrato que hice durante mi viaje en Kenia mientras estaba viajando con Worldpackers. 

Era la mirada llena de esperanza de Benson, uno de los niños con los que viví durante tres meses en los campos del África y que gracias a una mariposa, esa fotografía se puso a volar por el mundo.


Viajar por el mundo haciendo fotografía - Kenia -Worldpackers 

Viajar por el mundo haciendo fotografía - Worldpackers 

A comienzos del año 2019 decidí continuar detrás de todos mis sueños y nació el Blog del Viajero del Sol. Además viajé a la India para hacer mi tercer voluntariado con Worldpackers dentro de un hostal en la ciudad de Jaisalmer, y la tarea principal de este intercambio de trabajo consistió en generar contenido fotográfico y audiovisual para lograr posicionar a este hostal entre los mejores de la ciudad. 

También aproveché del tiempo libre para seguir buscando historias y ofrecerlas a otros clientes, así que vendí un nuevo artículo a revista en Colombia y eso me ayuda aún más para seguir viajando a largo plazo y a bajo costo mientras sepa aprovechar mi tiempo libre para generar ingresos adicionales. ¡Esa es otra gran ventaja de trabajar como fotógrafo independiente!

Finalmente estuve una semana viajando por Tailandia con todos los gastos pagos, como premio del concurso de fotografía que gané en el año 2018. A

demás pude conocer un país con una riqueza cultura extraordinaria, probar su exquisita gastronomía, visitar templos budistas y sobre todo disfrutar de lo que más me apasiona en la vida, la fotografía. 

Incluso tuve la oportunidad de hacer nuevos contactos con un periódico internacional que ya hizo una primera publicación de este viaje y sé, que manteniendo buenas relaciones laborales pueden salir algunos proyectos con el paso del tiempo.


Viajar por el mundo haciendo fotografía - Worldpackers 


Ser fotógrafo independiente implica disciplina, creatividad y pasión

Ser fotógrafo independiente y viajar al mismo tiempo no es una tarea fácil, pero tampoco imposible. Considero que es el resultado de años de trabajo constante que se van consolidando el tiempo, van dando frutos poco a poco y además hay muchas variables en el camino que dependen de factores externos pero en la gran mayoría dependen de nosotros mismos.

Si queremos hacer realidad cualquier cosa, debemos ser constantes, disciplinados y esforzarnos cada día para encontrar el camino y llegar a ese destino que estamos buscando. ¡Absolutamente nada es gratis!

Muchas veces en la vida profesional y personal, habrán obstáculos o situaciones que por un instante intentarán derrotarnos para abandonar nuestros sueños, incluso habrán personas que no creerán en que somos capaces de lograrlo. 

Pero todo se trata de convicción, de creer en nosotros mismos y en que podemos conseguir cualquier cosa que nos propongamos si lo hacemos de la manera correcta. 

¿Se puede ser fotógrafo independiente y viajar por el mundo?

Como fotógrafos independientes necesitamos ser muy creativos a la hora de trabajar, no sólo haciendo imágenes sino también sabiendo ofrecerlas y venderlas con los mejores estándares de calidad para que nuestros ingresos nos permitan seguir viajando.

Tenemos que encontrar los potenciales clientes que se interesen en las historias de nuestros viajes, tenemos que mostrar trabajos inéditos y diferentes a los que ya se han hecho, tenemos que aprender a negociar y a saber cobrar por nuestro trabajo.

 Es importante participar de actividades relacionadas con la fotografía, asistir a congresos, hacer lo posible por seguir estudiando y re-aprendiendo porque el mundo se mueve muy rápido.

Indiscutiblemente tenemos que hacer todo desde el corazón, poniéndole amor a las cosas y apasionándonos tanto como la primera vez. No podemos dejar que esa chispa o esa llama se apaguen, porque será difícil volverla a encender. 

Hagamos las cosas porque nosotros mismos estamos motivados y no porque alguien nos las impone, creamos en nuestros propios proyectos, trabajos, historias o fotografías y... ¡Si vamos a soñar, soñemos en grande!

Hay que vivir, pensar, ver, imaginar, sentir y hacer fotografías mentalmente y todo el tiempo, para que el botón de la creatividad esté encendido y eso nos permita viajar por el mundo contando historias.


Viajar por el mundo haciendo fotografía - Worldpackers 

No olvides que a través de la plataforma de Worldpackers puedes encontrar cientos de oportunidades alrededor del mundo para intercambiar tus habilidades como fotógrafo a cambio de alojamiento y otros beneficios. 


Ea3dc39ca0b2f6b5f17abddec1f0e9a4

Emilio Aparicio Rodríguez

Mar 09, 2019

¡Hello! My name is Emilio I’m an expert worldpacker, human being, traveler, adventurer, blogger and photographer from Bogotá (Colombia) intere...


¿Te gusta? No te olvides de dejar Emilio Aparicio Rodríguez saber :-)


Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor