Viajar solo, viajar con uno mismo

“De viaje sola? Estás loca!”. Esas fueron las dos frases que más escuché en este último tiempo. Para ser exacta, desde hace un año, tiempo en el que comencé a planear mi viaje por Latinoamérica.


30149f41603cfee0b79b161f3e207a47

Camila

Argentina. 27 años. Psicóloga de profesión. Acróbata por pasión. Viajera por elección. Hacien...

+ Ver mas

Sep 19, 2018

Me preguntaron si no me daba miedo, si conocía a alguien del lugar al que iba, si tenía contactos. Lejos de paralizarme, estás preguntas me empujaron hacia adelante. “Por qué no hacerlo?”, se repetía una y otra vez en mi cabeza.

Y así fue como empecé a viajar “sola”. Y si, lo escribo entre comillas, porque viajar sola es prácticamente imposible! Desde el comienzo me encontré con otras personas en las mismas condiciones y las alianzas surgen fácilmente.

Es que al estar solo, uno está más abierto y receptivo al intercambio, a interactuar y compartir experiencias con otros. Y estos encuentros pueden ser fugaces y pasajeros: una charla en un viaje en bus, o esperando en el aeropuerto, una indicación, una comida, una ronda de guitarra y música. O bien pueden ser el nacimiento de vínculos fuertes y duraderos, cuando nos encontramos con personas cuya sintonía es similar a la nuestra.



También sucede muchas veces que un viajero solitario inspira una especie de instinto maternal o paternal en las personas. No faltan aquellos que al hospedarme me brindaron mucho más que espacio para dormir. También me ofrecieron protección y cierto trato especial, un lugar privilegiado en sus casas. Es importante agradecer y retribuir está confianza.

Siempre fueron bien recibidas mis preguntas, y a aquellos que recurrí por ayuda, siempre me la han brindado. Incluso se han acercado a mi a ofrecerme indicaciones cuando seguramente me veía pérdida.

Lamentablemente estamos acostumbrados a desconfiar, creyendo que detrás de las buenas intenciones se esconden trampas o engaños. Sin embargo, en este tiempo que llevo viajando cada vez me convenzo más de que uno atrae aquello que necesita y merece. De que nuestras actitud es la principal herramienta que tenemos para conseguir aquello que deseamos.



Cuando uno está solo se encuentra improvisando recursos que no sabía que tenía. O qué tal vez la vida inmersa en la rutina y cotidianidad no los hacía necesarios. Y es en esta creatividad para entablar relaciones con personas con costumbres y cultura diferentes a las nuestras donde radica un importante crecimiento personal.

También hay un hecho que no podemos pasar por alto. Viajando solo, las decisiones que tomamos recaen puramente en uno mismo. Planificar rutas, sacar pasajes, conseguir hospedaje o algún trabajo que nos permita continuar viajando. Por momentos se vuelve abrumador no tener con quién consultar nuestras decisiones. Pero al fin y al cabo lo que subyace a este hecho es una inmensa libertad, de poder decidir y planificar nuestra vida, nuestro día a día, en base a nuestros deseos.

Más allá de lo que pueda contarles e intentar transmitir con estas palabras, vivir la experiencia es fundamental. Uno solo puede imaginarse lo maravilloso que es viajar, pero cuando efectivamente lo hace es cuando se da cuenta de lo transformador que resulta. Es que viajar solo es viajar con uno mismo. Redescubrirse en escenarios nuevos y desconocidos, donde hay que ensayar e improvisar. Donde no siempre es fácil, pero de eso también se aprende.



Hay que despojarse de los miedos e inseguridades. O bien viajar con ellos. Estoy convencida de que lo que sucederá será que los vayan perdiendo en el camino. Que sus mochilas se hagan más livianas y sus corazones se llenen de experiencias y personas que la vida nos pone en el camino, para aprender de ellas.

Es arriesgado? Es peligroso? Sí, probablemente. Pero vivir lo es. Vivir siempre es un riesgo, una apuesta, una aventura. Solo que nuestra zona de confort nos brinda seguridad, creemos que allí nada puede pasarnos. Pero salir de ella y arriesgarse a lo desconocido… ahí está la vida. Y vale la pena. Anímate! El mundo te espera. 


30149f41603cfee0b79b161f3e207a47

Camila

Argentina. 27 años. Psicóloga de profesión. Acróbata por pasión. Viajera por elección. Hacien...

+ Ver mas

Sep 19, 2018


¿Te gusta? No te olvides de dejar Camila saber :-)


Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor