Mi primera viaje sola: experiencia de voluntariado en un parque ecológico

Entrevista con Teresa Buscaglia, donde nos habla de su voluntariado en un proyecto ecológico, sobre la rutina y objetivos de las actividades en el parque ecológico. También nos cuenta sobre su experiencia y adaptación con una cultura distinta, seguridad, dificultades y transformaciones cuando viaja sola, además de unas recomendaciones para armar la maleta.

Spain Podcast en:
español

Teresa es de Argentina y decidió viajar sola por primera vez y decidió utilizar Worldpackers, con el objetivo de conocer otra cultura y ahorrar dinero en su primer viaje a Guatemala. 

Entrevista con Teresa Buscaglia:

  • Conocer la plataforma y aplicar en un voluntariado ecológico
  • Su primer viaje sola: llegando a Guatemala
  • Tareas a realizar y su experiencia en el ecolodge;
  • Recomendaciones para empacar la maleta
  • Cómo el voluntariado ayuda a cambiar tus ideas y quitar tus prejuicios

Puedes escuchar el podcast completo o leer la entrevista a continuación.

Descubre su primer viaje sola haciendo un voluntariado en un parque ecológico

Rodolfo:

Hoy 25 de junio de 2018 vamos a tratar el tema de viajando sola por vez primera en la experiencia en la Eco lodge en el parque nacional Yaxhá de Guatemala.

Les explico un poco qué hacemos. Worldpackers conecta personas compro y actos voluntarios alrededor del mundo y que están precisando de algún tipo de ayuda. Pueden intercambiar sus habilidades por alojamiento y comida, conocer personas, ahorrar plata y vivir la mejor experiencia.

Teresa viajó como voluntaria por un mes y medio en una eco lodge en Guatemala y vivió una experiencia emocionante e inspiradora que yo tuve la oportunidad de conocer el domingo que pasó en Buenos Aires y la invité para que pudiera compartirla con más gente. ¡Así que genial!

Una vez más bienvenida Teresa y para empezar cuéntanos al respecto de ti, qué hacías antes de decidir viajar, en qué momento de su vida estaba y cómo estaba todo eso.

Teresa:

Bueno, te cuento. Yo soy periodista, tengo 52 años, tengo tres hijos grandes, estoy separada. Entonces en octubre del año pasado el papá de mis hijos me preguntó si se podía pasar las fiestas con ellos a ver a su familia afuera de Argentina y obviamente le dije que sí ni bien lo decidí y me dije “¿adónde me voy yo?” y obviamente pensando en que me finanzas no son tan buenas y está la aplicación de Worldpackers que me llegaba al Facebook, entré y me gustó mucho la propuesta.

Entonces fue cuando entré y dije “Vamos a invertir para asociarnos” y empecé.

Cuando lo hice vi todas las posibilidades que tenían y me fascinaron porque me gustó mucho que se pudieran clasificar en actividades sociales, educativas, un poco a gusto de la persona. Y me anoté más que nada en las sociales y ahí fue donde me anoté en Vietnam, en Nepal, en distintos lugares. Apliqué para todos esos lugares que tenían que ver con cuidar chicos, enseñar, porque yo también doy clases de literatura y me anoté en Guatemala porque era un eco-lodge, tenía un fin ambiental, sostenible y me gustó muchísimo y fueron los primeros que me respondieron.

Y para mí como era mi primera experiencia como voluntaria fue así como ¡Qué lindo! Porque hablan mi idioma, es Latinoamérica y yo nunca había ido a Guatemala. Había ido a Centroamérica, Costa Rica.

Me pareció fascinante, me encantó la onda de la gente y me sentí respaldada porque Worldpackers sabía que de repente tenía verificada a la persona, me había fijado en el foro que habían dicho de ella. De ella digo porque la dueña del lugar se llama Gabriela, es una persona increíble, bellísima y todos hablaban maravillas de ella, de su cocina, del lugar, de la experiencia con la naturaleza y de todo lo que ya sabía.

Me conecté y fue todo tal cual o mucho mejor de lo que ya sabía o de lo que me iba a imaginar porque a través de la aplicación nos conectamos enseguida y ahí empezamos a hablar, nos pasamos los teléfonos y los teléfonos y la comunicación hoy en día ayuda mucho. Entonces por WhatsApp le fui preguntando todo y cuando llegó el momento de irme fue así de octubre a diciembre, me fui el 16 de diciembre y llegué acá en enero.

Cuando llegué el 16 de diciembre a Guatemala también tenía el seguimiento de Worldpackers, sabiendo si había llegado bien, si estaba bien conectada, cómo había sido mi experiencia.

Entonces estaba segura, tranquila con el tema porque también sabía que si no me gustaba me podía ir e iba a tener la posibilidad de que me apoyaran unos días hasta que encontrara otro lugar pero no. Llegué allá y si bien el viaje fue estilo Cien años de soledad para mí, porque llegué a Guatemala y me encontré con una realidad totalmente opuesta a lo que yo conocía de Argentina y de realmente de Centroamérica como lo había leído en tantos libros.

Cuando llegué al medio del parque nacional, porque me fueron a buscar a la ruta cumplieron con todo lo que me habían dicho, tuve una habitación para mí, una cabaña. Allí les había ofrecido cocinar y estaban encantados con la idea de que les cocinara recetas argentinas y me encontré con la dificultad de que es un lugar sostenible y no tenía luz eléctrica, solamente a la noche, algunas horas para que la gente cargara sus celulares o para tener un wi-fi satelital pero estábamos en el medio de la nada y era hermosísimo.

Así que también usé mi imaginación y busqué recetas que no necesitarán de heladera. Conocieron un montón de costumbres argentinas, el mate, las charlas…


Mi primer viaje sola experiencia de voluntariado en un parque ecologico - Guatemala - Worldpackers

Rodolfo:

Justo eso te iba a preguntar. ¿Cómo era el eco lodge que hacían ahí? ¿Cuántas personas trabajaban? ¿Cuáles eran los objetivos que estaban buscando?

Teresa:

Bueno, el eco lodge es  pequeño, dentro de todo, porque tiene 3 habitaciones pero que son habitaciones estilo cabaña bien al estilo selvático. Y es una eco-lodge que va mucha gente europea porque está en el medio del parque nacional Yaxhá Qué es el segundo parque nacional más importante de Guatemala después del Tical y el eco lodge Está al lado de la entrada del Parque Nacional y al borde del Lago Yaxhá; así que estamos rodeados de ruinas mayas de miles de años con la energía que eso tiene también…

Rodolfo:

Me imagino…

Teresa:

…con mucha vegetación selvática, con animales que los veíamos allí y era bellísimo porque se los cuidaba y obviamente se cuidaba que no hubiera impacto ambiental a partir de los ruidos que se hagan. De hecho, al no haber electricidad tampoco había electricidad no había tanto ruido.

Y la gente que trabaja ahí es gente que se quedaba ahí desde hacía 20, 30 años, que quizás se habían ido y habían vuelto porque se sentían cómodos, porque su lugar, porque Gabriela la dueña está ahí hace muchos años, hace más de 20 años que está ahí y ella la verdad es que es como una madre.

Es un estilo de trabajo muy diferente al argentino, quizás. Se dividían las tareas bien al estilo nuestro: las mujeres más que nada a la limpieza y la cocina, los hombres al mantenimiento y servicios a la gente y la gente que iba era más que nada europeos interesados en la antropología, en la naturaleza. Entonces era un ambiente bellísimo de gente.

Yo trabajaba en la cocina con gente que eran chefs de comida muchos de ellos, comidas originarias. Y eso me fascinó porque eso es lo que yo buscaba, entrar en contacto con ellos.

Rodolfo:

¿Cuántas horas por día y qué días de la semana te tocaba trabajar?

Teresa:

Bueno, yo había arreglado desde acá, a través de la aplicación decían que eran 5 horas por días y 5 días a la semana. Pero la verdad es que trabajé mucho menos. Yo misma me ofrecí a seguir haciendo más porque a ellos les interesaba que yo cocinara los pasteles (los postres como le decimos nosotros), y después me quedaba un poco aprendiendo lo que cocinaban allá, ayudaba con los almuerzos cuando había que servirlos, pero lo hacía por algo propio, no porque me lo pidieran.

Yo me iba después los días libres que tenía, que eran dos o tres días, que era todo un tema salir de ahí. Yo tenía que conseguir quién me sacara hasta la ruta. Generalmente ellos me ayudaban a conseguirlo o me llevaban y en esos días me iba a visitar Guatemala y Gabriela me recomendaba adónde podía ir. Si me tenía que quedar un día más, ella me decía “quédate un día más y aprovéchalo”.

Así que fue un trato casi familiar, de amigas, quedamos amigas porque de hecho después seguimos en contacto y cuando yo me fui definitivamente de Guatemala, me vino a despedir y con los hijos de ella, la gente que trabajaba en el lugar también.

Al principio, es gente muy sencilla, gente muy lejana de Argentina, entonces estaba muy callada y como resistente a mi presencia pero después fue maravilloso. Después ya se reían de mi mate, se reían de mi costumbres, que yo no estaba acostumbrada a desayunar tan fuerte como en el resto de Latinoamérica. Aquí en Argentina, vos ya sabés, tomamos café, medialuna o mate y ellos comen huevo, café, frijoles.

Y yo bueno, se reían si yo me iba con mi mate al lago a escribir temprano y bueno, lindo, fue un intercambio cultural hermosísimo. La verdad es que volvería a hacerlo en distintas partes del mundo.

Fue como el inicio de lo que tengo ganas de hacer más adelante, seguir haciendo Worldpackers.


Mi primer viaje sola experiencia de voluntariado en un parque ecologico - Guatemala - Worldpackers

Rodolfo:

Cuando los tenías libres lograste conocer Guatemala también, ¿o no? ¿Te faltó tiempo?

Teresa:

¡Claro, claro! yo elegí lugares que obviamente no me quedaran a mucha distancia de ahí, pero sí me fui un fin de semana a Tikal, que está relativamente cerca. Después otro fin de semana me fui a lo que es el Caribe guatemalteco que también era bellísimo. Otro fin de semana me fui a la Isla de Flores a quedarme también lindísima y había un festival.

Sí, me dediqué a viajar porque quería aprovechar mis días libres ahí y después volvía y me iban a buscar a la ruta o conseguía la forma de llegar porque era un lugar hermosísimo pero difícil de acceder.

Me facilitaban todo y me sentí muy segura siempre. Me sentí segura porque me cuidaban, porque a la vez al conocer a esa gente me ayudaban a saber qué cosas hacer y qué no.

También sabía que estaba el tema de Worldpackers atrás porque sabía que si tenía algún problema, les podía escribir, contarles sea a través del WhatsApp, a través del email, a través de lo que sea, de cualquier red.

Fue una experiencia que se la recomiendo a todo el mundo. De hecho, cuando llegué, a mis amigas que me miraban con mucha desconfianza que si por irme a esta edad sola como voluntaria. Después todas estaban muy interesadas en anotarse porque es además una forma económicamente lindísima porque en el lodge no pagaba nada, ni por mi estadía, ni por mi comida, tal cual lo habían dicho.

Me sentía muy segura y que realmente ellos también me ayudaban mucho aconsejándome a dónde ir, cómo ir, A qué cosas tenía que tenerle cuidado. Pero, uno viniendo también de países latinoamericanos sabe también como manejarse y..

Rodolfo:

Se está acostumbrado.

Teresa:

Ya estás acostumbrado y sabes los odios. Y por otra parte lo que te contaba es que lo maravilloso desde lo económico, de esta oportunidad de viajar así. La verdad es que no tuve que pagar nada de mi estadía ni mi comida ni nada; Es decir, la verdad es que fue mucho más de lo que me habían dicho, porque Gabriela, la dueña del lugar, me invitaba siempre a comer con ellos, compartir en su mesa y jamás midieron nada, ni hicieron ninguna diferencia ni nada.

Rodolfo:

¡Qué linda!

Teresa:

Realmente me sentía parte de su familia. Muy muy lindo también desde ese lado y práctico para mí porque mi limitación económica, al viajar a través de Worldpackers, justamente por este tema de gastar poco

Y la verdad es que fue increíble. Un intercambio cultural, muchas charlas. Yo le contaba en Argentina de las notas que escribo acá, muy increíble. Me encantó.

Rodolfo:

Me alegro, Teresa.

Aparte de eso, el planeamiento del viaje. Siempre nos preguntan respecto a qué llevar en las maletas, qué cosas llevaste y no fueron necesarias. ¿Olvidaste algo? ¿Qué te hizo falta?

Teresa:

Un poco de lo que yo siempre aconsejo es: cuando vas a llevar las cosas, tienes que mirar cómo es el país y eso hace todo mucho más fácil, el clima…

Yo llevé una maleta enorme que les causó mucha gracia. Pensé que podía ser frío y podía hacer calor, qué iba a ir a la playa, pensé que iba a la montaña. Pero la verdad es que sí llevé un tercio más de lo que necesitaba.

En el caso de Centroamérica, llevar siempre algo para el frío porque uno sabe que si va a la montaña hace frío.

Centroamérica concentra todos los climas, con las montañas, con los volcanes, con la playa, con la selva y también había averiguado que era invierno allá así que hacía un poco más de frío.

Además nos tocó un invierno muy muy frío. Enero fue terrible en toda esa zona en México, Cancún.

Qué llevar: Esto se lo estás preguntando a alguien que lleva siempre de todo. Llevé botiquín, llevé todas las cosas de higiene, de belleza para las mujeres, llevé para los mosquitos también, ellos me habían dicho. Llevé ojotas. Llevé de todo por si acaso.

Llevar siempre lo mínimo pero sí para todas las estaciones. Llevar botiquín.

Rodolfo:

Una preguntita más.

Después de vivir esta experiencia, ¿Cómo cambiaste? ¿Qué diferencia hizo esto en tu vida hoy?

Teresa:

En mi caso en especial, yo te conté. Yo no era una persona de ir de mochilera, de voluntaria ni a los 20 años. Sí me encantaba la naturaleza y el tipo de turismo así más en el campo o más aventurero, pero no ir de voluntaria.

Realmente lo que me mostró esta experiencia es que se puede viajar sin tener mucho dinero, que llegas a vivir una experiencia quizá mucho mejor que viajando con dinero porque uno va a hoteles, uno va a tours, a lugares que ya están preparados para el turismo.

Aquí en cambio uno convive con la gente del lugar y uno obviamente tiene que buscarlo y le tiene que gustar, pero convives con la gente del lugar, aprendes sus costumbres, entiendes mejor al país, tienes muchos más diálogos e intercambio cultural con el país.

Para mí que soy periodista, ya se pueden imaginar, porque pregunto todo, me encanta y hay testigos.

Lo haría por muchos lugares más. La forma que diría hasta democrática porque uno puede viajar dentro de estos lugares y quizá lo que te saldría más caro son los pasajes pero el resto es económico.

Rodolfo:

Tremenda experiencia, Teresa. Gracias por compartirla con nosotros.

Teresa:

Por supuesto, me encanta. Va a ser siempre guardada como la primera experiencia mía como voluntaria.

Rodolfo:

Qué bueno, me alegro. Que estés muy bien y hablamos.

Gracias por su tiempo.

Teresa:

Gracias a vos. Hasta lueguito.

Rodolfo:

Hasta lueguito, chao.

Hoy charlamos con Teresa de Argentina y nos contó cómo puedes voluntariar en un proyecto ecológico y su experiencia como mujer sola en otro país.

Teresa es una prueba de que vos también puedes arrancar con sus sueños y vivir una experiencia única e inolvidable ahora.

Espero que les haya gustado nuestro tercer podcast.

Si tienes un tema del cual le gustaría escuchar dinos y trabajaremos para producirlos para ustedes.

Hasta el próximo lunes y no se olviden seguirnos en nuestro canales de Soundcloud, Instagram, Facebook y YouTube para seguir a diario informaciones increíbles de viajes.

Si te quedó alguna duda entra en nuestra plataforma de Worldpackers o en nuestra comunidad de Facebook ‘Worldpackers Community’.


¿Te gusta? Di gracias. ¿Dudas? Escribe un comentario :-)


Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor