que-estas-buscando-realmente-en-un- viaje

Aprendí que nunca encontraré esa paz final fuera de mí. Pasamos horas, días, semanas, toda la vida buscando algo y no percibimos que toda la alegría ya está dentro de nosotros.

Buscamos en los alimentos, en las relaciones, cambios de carrera, dinero ...

Pasamos mucho tiempo arrepintiéndonos por lo que hicimos o culpando a otros y a nosotros mismos por nuestra situación actual. Pasamos tiempo planeando el futuro, dialogando internamente sobre lo que debemos y tenemos que hacer. Pasamos el tiempo juzgando y comparándonos con los demás, lo que tienen, son o hacen más o mejor de lo que creemos que tenemos, somos o hacemos.

Esa alegría y paz que tanto buscas no será encontrada fuera de ti, yo te lo aseguro. Comes y luego sientes hambre de nuevo. Haces bien tu trabajo, eres promovido, pero pronto te sientes frustrado de nuevo. Ganas más dinero, pero nunca es suficiente. Pasas tiempo en el celular, ordenador, TV y todavía no te sientes lleno.

Te distraes con amigos, el trabajo, compras, actividades y todavía no estás satisfecho. Te irritas cuando algo no funciona.

Nos acostumbramos al placer inmediato: el mensaje que llega, la comida en la nevera, la pornografía en línea. Incluso con todo esto, vivimos ansiosos, preocupados y no sentimos esa paz final.

Aprendí que esa paz reside dentro de la gente. Sólo necesitamos percibirla.

Pasé los últimos días en el bosque, ayunando y en silencio. Al crear ese espacio, percibí cómo funciona el mecanismo del ego (la mente) - siempre buscando algo, nunca presente. La voz interna que te pide, exige de ti, viene en formato de: "tengo muchas cosas para hacer", "quiero hacer para ser reconocido", "quiero agradar a los demás", comparando hechos en la forma del idealista, del niño que, quiere agradar, perfeccionista, culpable, "perdiendo tiempo", "debería ser", "necesito ser", queriendo confrontación.

Al percibir esa voz,  verás que ella no eres tú y ese espacio va a disolverla. Al poner tu enfoque, la atención en esa paz interior, se fortalece. Este proceso también se llama meditación. Al enfocarnos en estar presentes en cada interacción, percibimos lo que nos molesta, lo que nos deja ansiosos, tristes, con rabia.

Vivimos en abundancia si tenemos comida, abrigo y amigos, pero aún así sufrimos. Este sufrimiento sólo termina con una elección interior y una decisión de priorizar la paz sobre esos arrepentimientos, rencores, ansiedad, juicios y sentimientos negados.

Tu mente te va a decir que cuando X cosa suceda, o si Y hubiera ocurrido o que la culpa de tu frustración es de Z. Este mecanismo viene de nuestra capacidad cognitiva y nos ha hecho llegar hasta aquí hoy. Agradece por eso y déjalos ir. Esos pensamientos ya no son necesarios en esta nueva Tierra.

Siente el suelo, sienta la comida, agradece por tener un cuerpo, por alimentarse, por respirar, caminar, mirar, tener familia y amigos. Despierta con gratitud: tienes todo lo que necesitas para ser feliz. No dejes atormentar por los pensamientos sobre el pasado y el futuro, las comparaciones y acusaciones sacan lo único que realmente posees: el presente.


¿Qué estás buscando realmente en un viaje? - Worldpackers

Despierta la compasión. Compasión por ti mismo, sabiendo que esa paz ya está ahí y, con gentileza y paciencia, vas a llegar a ella. Compasión por quien está cerca de ti, por las formas de vida que encuentres por el camino.

Cuando sientas que el ego está quitándote paz, analiza y observa: ¿quién es ese obstinado dentro de ti? ¿Por qué no quieres paz? ¿Por qué hacer la guerra consigo mismo y con los demás? Después de todo, vas a morir un día. Vive cada segundo en paz, no vale la pena alimentar personalidades ilusorias dentro de ti que dicen que tienes que castigar, salvar el mundo, resolver problemas siempre, sufrir, culpar, juzgar ... Son creaciones mentales y percibirlas te ayuda a encontrar la paz.

Todo lo que buscamos es la paz. Respira y valora el aire, valora alimentarte, poder apreciar la inmensidad de la naturaleza. Analiza y observa el silencio entre los pensamientos.

Todo lo que te hizo llegar aquí y ahora. Gracias. Agradece por lo que eres y has vivido. Lo que quieras cambiar, se puede. Pero no puedes cambiar al otro, ni al pasado. Esta es una ley universal, así como la gravedad. Por lo tanto, no te esfuerces en ello.

¿Qué quieres cambiar en tu vida? ¿Qué te impide hacerlo? ¿Quién te dice que eres incapaz, que tienes que agradar, que no hay tiempo? ¿Qué harías si el dinero no fuera un problema?

No le debes nada a nadie. Todavía hay tiempo para armonizar tu pasado, tu familia, tus amigos y lo más importante es armonizar con tu presente. Deja la verdad surgir del silencio, al calmar la mente. A cada interacción con el mundo intente mejorar algo en lugar de reclamar. Se genuino con tu esencia y revélate al mundo.

Lo necesitamos. Eres importante. Tu paz interior es la clave para cambiar el mundo.

El pensamiento compulsivo viene del deseo y eso te hace sufrir. Aquí y ahora es todo lo que existe.

Planificar es importante y te da dirección, te señala el camino. Ve con gratitud y compasión.

Si perdonas a los demás, eso te liberará. Si no puedes perdonar verdaderamente, pon la intención: es como plantar un árbol. Riégalo todos los días, te aseguro que va a dar frutos un día.

Analiza la pereza, los vicios y su cierre para el mundo. Sí, todos vamos a morir un día. Sí, el pasado pasó, pero eso no te impide vivir genuinamente feliz aquí y ahora. Sonríe, comparte, ayuda siempre que puedas, pero sin cobrar. Siempre da para hacer más o mejor, no sufras por eso.

Vive la espontaneidad de tu niño interno. Deséale la felicidad al otro. Si no puedes, planta la semilla y riégala.

No vivas pendiente del reloj, TV, celular, computadora. Son sólo cajitas con botones y colores. Mantén tu cuerpo sano, fuerte, pero no te obsesiones con la perfección. Aliméntate lo más saludable que puedas, pero tampoco te obsesiones con la perfección.

Busca conocer más siempre. El camino del auto-conocimiento es infinito y aumentará la permanencia de tu paz interior.



Hay mecanismos muy fuertes de vicios físicos y emocionales con los que tendrás que lidiar. No basta sólo rezar o culpar. El mundo necesita tu acción consciente.

Escribir lo que sientes te ayuda a ver. Pasa más tiempo en la naturaleza. Intenta no hacer o desear algo y verás lo que te sucede. Abandona la necesidad de llegar a algún lugar: experimenta estar presente y atento a todo lo que haces. Experimenta priorizar y planificar tu día, pero sin sobreplanificar tu vida.

Sincronizaciones y coincidencias misteriosas son la forma en que la vida conversa contigo. La felicidad depende de ti recibirla y dar el primer paso, el universo te va a ayudar.

Busca ser más auténtico y no agradar a los demás. El aire que respiras y el corazón latiendo ya son tuyos. ¿Qué te entusiasma? ¿Qué te impide ser tú mismo? ¿Qué te da placer inmediato pero te hace sufrir a continuación?

Meditar es diferente de pensar en un problema. Deja que el pensamiento vaya y perciba que son sólo pensamientos. El mundo real es hermoso, lleno de vida, amor y plenitud.

Enfócate en la paz interior, ella está ahí dentro. Quita los obstáculos y no te engañes pensando que tienes que salvar al mundo. Al entrar en la paz, ya estarás haciendo su parte, pues la paz lleva a más paz, ella inspira y transforma.

Lo que buscas fuera, ya lo tienes dentro.

Big Sur, California - escrito al final de un ayuno de tres días en la naturaleza.


P1310372

Riq

After quitting my job, I traveled the world for 3 years and explored more than 50 countries. When...

+ Ver mas

Nov 19, 2018


¿Te gusta? No te olvides de dejar Riq saber :-)


Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor