Cómo viajar sin presupuesto y no morir en el intento

Si te preguntas cómo puedes viajar sin presupuesto, aquí te dejo algunos consejos de un viajero rico en ganas de conocer, pero pobre en presupuesto, para que puedas gastar menos y disfrutar más.


Aad71d3dc2ab0c3fb6e6542b90f40faf

Diego

Soy un actor y escritor peruano que se dedica a viajar por el mundo para conocer, aprender, disfr...

+ Ver mas

Nov 06, 2018

viajar-sin-presupuesto

¿Es posible viajar sin presupuesto? Antes que nada, debo decir que he viajado por Sudamérica de muchas formas y con distintos presupuestos y tiempo de viaje. Pero la constante en mis viajes siempre ha sido la siguiente: cada vez menos presupuesto, cada vez más lugares por visitar y por ende cada vez más deseos de tiempo para realizar esos viajes. 

Y cuando en tu itinerario crecen la cantidad de lugares que quieres conocer y la cantidad de tiempo que quieres emplear para conocer realmente bien esos lugares, el factor dinero siempre será un dilema con el que haya que lidiar. Porque a menos que seas millonario o tengas una fuente inacabable de recursos, el dinero siempre terminará acabándose.

Pero es también con la cantidad de viajes acumulados que uno llega a darse cuenta que el final de tu crédito bancario no necesariamente significa el final en tu travesía. Hoy por hoy creo firmemente que uno puede viajar y conocer sin grandes fortunas en los bolsillos y hasta en ciertos casos sin siquiera 3 dólares en el bolsillo.

¿Cómo se hace para viajar sin presupuesto? 

Hay que tener en cuenta antes que nada que hay muchísimas formas de viajar, pero la más común para hacerlo ahorrando cantidades importantes de dinero es “mochileando”.

Y entre los mochileros los hay también de distintas clases. No viene al caso tratar de hacer una divertida clasificación en este artículo, pero lo que si haré, será tirar a modo de consejos ciertos tips y nociones básicas para que nuestro bolsillo no toque fondo y podamos viajar el tiempo que queramos, a los lugares que queramos y no morir en el intento.

Cómo ahorrar en los tres principales gastos de un viajero: 

Para empezar, debemos saber que los tres grandes costos de todo viajero son: la alimentación, sin la cual nuestro cuerpo no tendrá las energías necesarias para mantener su viaje. 

El alojamiento, ya que al día le sigue la noche y por más energía que tengamos, en algún momento debemos descansar para recargar fuerzas, todo en pos de seguir con nuestro viaje. 

Y, por último, pero no menos importante, el transporte. Sin importar cuál sea el medio que uno elija para trasladar su cuerpo material, este traslado tiene un costo y debe pagarse.

Comida, alojamiento y transporte. Ese es el abc del viajero. Todo lo demás es prescindible para viajar. Pero sin estos tres elementos el viaje no se puede dar.

Viajar sin presupuesto y ahorrar en la comida:

Para mí, el más importante de todos los elementos. Como diría mi abuela: “Con la comida no se juega” (sabiduría de abuela). Personalmente reservo la mayoría de mis recursos para este elemento. 

Viajar en un asiento confortable o dormir en una buena cama es agradable, eso no lo puedo negar, pero nada supera el placer de comer algo rico y nutritivo que te ayude a seguir con tu viaje. Además, una cama es una cama, aquí o en la China, lo mismo con el transporte, no hay mucha ciencia ni variedad. Pero la comida… la comida cambia dramáticamente no solo con cada país que uno visita. Muchas veces cambia con cada región que uno cruza, a veces con cada ciudad o pueblo. En muchos de mis viajes lo que más recuerdo no son los paisajes o los lugares a los que llegue, sino los sabores y los olores de sus calles o sus casas a la hora del almuerzo o la cena. 

Así que si algún lujo me doy cuando tengo un presupuesto ajustado es a la hora de comer. Sin embargo, eso no quiere decir que comeré en el mejor restaurante de la ciudad. Buscar siempre las mejores ofertas es parte de las costumbres que harán de tu viaje algo viable. Buscar comida en plazas y mercados locales es una excelente forma de abaratar costos. Mejor todavía si tienes la habilidad de cocinar y puedes ir por insumos baratos y sencillos, pero de buena calidad para nutrir esa alma viajera.

Cómo ahorrar con el alojamiento:

Con el alojamiento también se tiene varias opciones. Desde hoteles donde te pueden engreír y llenar de mimos para luego darte el golpe duro a la billetera, hasta hostels pequeños o posadas modestas donde una cama puede costar desde 5 a 10 dólares según el país en donde estés. Pero tanto en el alojamiento como en el transporte, en mi experiencia he visto que es fundamental que el costo de estos dos elementos sea de 0 dólares la mayor cantidad de tiempo posible.

¿Como? Si por ejemplo eres de los que disfruta acampando y planeas hacer viajes a lugares despoblados llenos de naturaleza, una buena carpa y un sleeping es tu mejor elección. El único costo en este caso es tener que cargar con el peso de la que será tu morada por la noche o a la hora que decidas descansar. Pero creo que es un precio soportable, además de las opciones que se te pueden abrir al tener una carpa. Dormir viendo un cielo estrellado como si estuvieras en medio del espacio en un lugar descampado es un servicio que ni el Marriot ni el Hilton te pueden dar.


viajar-sin-presupuesto - Worldpackers

Pero si eres de los que no gusta demasiado de la naturaleza y prefiere el ritmo citadino de las ciudades, también hay opciones para ti. Páginas como Couchsurfing pueden ser de mucha ayuda cuando llegas a ciudades donde no tienes conocidos. En líneas generales este tipo de páginas contacta a anfitriones y viajeros de distintas partes del mundo. Unos interesados en recibir viajeros y otros en conseguir un anfitrión que pueda darles albergue por unos cuantos días. La mayoría de anfitriones son también viajeros que han estado en la misma situación o desean estarlo en un futuro. Es una página donde la gente que se apasiona por viajar y conocer se hacen favores mutuamente.

Y, por último, mi opción favorita, la de buscar voluntariado e intercambiar horas de trabajo por un alojamiento y quizás alguna comida al día. Esta opción requiere que el tiempo de viaje del que dispongas no sea corto, ya que la mayoría de lugares o iniciativas que se integran a este sistema de ayuda necesitan de un mínimo de tiempo, el cual no suele ser menor al de dos o tres semanas. 

Páginas como Worldpackers tiene programas de voluntariado en todo el mundo, con una diversidad de ofertas increíble. Si tu viaje es un viaje sin prisas, recomiendo altamente a que investiguen y exploren este tipo de iniciativas. En este video te explican mucho mejor cómo funciona esta plataforma: 

Cómo ahorrar en transporte:

Luego de la comida y el alojamiento, solo queda hablar del transporte, algo que puede ser muy costoso y cambiante según el país en el que estés o el lugar al que quieras viajar.

 Lo más devastadoramente caro y rápido es un avión. Aunque hay gente con habilidades admirables para mí que saben buscar los mejores precios y llegan a conseguir precios casi al mismo monto que los que uno podría gastar en un bus, el cual vendría a ser la siguiente escala en cuanto a rapidez y precio. 

 El consejo más valioso que puedo dar si lo que deseas en viajar en bus es el de siempre tratar de conseguir boletos de viaje de noche, así si tienes que hacer trayectos largos, es preferible hacerlos en la noche para poder dormir durante el viaje y ahorrarse una noche de hospedaje. Luego están tus propios vehículos, ya sea carro, moto o bicicleta. Cada uno con sus propios desafíos, pros y contras.

Existen también ahora sobre todo en las grandes ciudades aplicativos como Bla Bla Car, los cuales concretan una especie de viaje con gastos compartidos. Contactas a una persona que vaya al mismo destino que tú y por un precio módico acuerdan en encontrarse en un punto fijo y hacer el viaje juntos. Esto obviamente no sirve para lugares alejados de civilización, pero si tu viaje está pensado para no salirte de circuitos citadinos, me parece una excelente opción.

Y, por último, pero no menos importante (y mi favorito a la hora de ahorrar al máximo), hacer dedo, autostop, tirar dedo, pedir aventón, pedir la cola, jalón, botella, bola, carona. Llámalo como quieras, pero no dudes que es una de las formas más populares y románticas de viajar entre mochileros. La más desafiante a mi gusto, pero al mismo tiempo una experiencia que todo viajero debería animarse a intentar, aunque sea una vez, incluso aunque no te falte el dinero, por el simple placer de probar el cúmulo de humanidad que se da cuando uno logra que lo lleven estirando el dedo y regalando una sonrisa mezclada con un por favor. 

¿Cómo hacerlo? Este tema solo merecería un post aparte, pero ahora solo quiero decir que es una gran opción para viajar sin presupuesto y no morir en el intento. O puedes ver el Live de esta viajera que cruzó toda Sudamérica a dedo (y sola). 


Aad71d3dc2ab0c3fb6e6542b90f40faf

Diego

Soy un actor y escritor peruano que se dedica a viajar por el mundo para conocer, aprender, disfr...

+ Ver mas

Nov 06, 2018


¿Te gusta? No te olvides de dejar Diego saber :-)


Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor