Los mejores consejos para combatir el mal de altura en viaje

En este artículo te comparto lo que me ayudó en mi viaje para combatir el mal de altura, para que no afecte tu itinerario por Sudamérica.

9min

mal de altura

Si estás planeando un viaje por Perú, Bolivia o Ecuador, es probable que hayas escuchado nombrar al mal de altura, también conocido como apunamiento o soroche (que viene del quechua suruqchi o suruqch'i ). Esto es, simplemente, la poca adaptación de nuestros cuerpos a la falta de oxígeno que hay en lugares de mucha altura.

No te preocupes: te voy a contar cómo prevenirlo y qué hacer en caso de que te agarre el mal de altura.

Pero no lo subestimes: puede afectar a personas en excelente estado físico de un momento para otro. 

¿Cuándo aparece el mal de altura?



El mal de altura se hace notar en personas que no se aclimatan o no están acostumbradas a estar en zonas con una altura mayor a 2500 metros sobre el nivel del mar.

En los viajes, suele darse cuando se vuela a un lugar de altura, ya que el cambio es muy brusco si el lugar del que venimos está a nivel del mar o a pocos metros sobre este, y nuestro cuerpo no llega a asimilarlo.

Pero no solo se da al viajar en avión, también puede darse cuando nos movemos por tierra si se sube demasiado en un mismo día. 

¿Cuáles son los síntomas del mal de altura?

Los síntomas del mal de altura aparecen entre 6 y 24 horas después de haber llegado al destino que se encuentre por encima de los 2500 metros sobre el nivel del mar. Mucha gente suele comparar el malestar del soroche (que es como también se conoce al mal de altura) con los de una resaca.

  • El síntoma más común del mal de altura es la dificultad para respirar
  • Todo te cansa: subir una escalera, caminar un par de cuadras o hasta salir a comprar algo al negocio de la esquina.
  • Los mareos son muy frecuentes.
  • Puede ocurrir falta de apetito.
  • Los dolores de cabeza pueden llegar a ser muy fuertes.

Por lo general, los síntomas del mal de altura desaparecen al segundo o tercer día, que es cuando nuestro cuerpo logra ajustarse al nuevo entorno, pero siempre siguiendo las recomendaciones que vamos a ver a continuación. 

Cómo prevenir el mal de altura



Hay una frase de cabecera para todos los viajeros en lugares de altura que se debería seguir a rajatabla: “bebe agua antes de tener sed, come antes de que tengas hambre, abrígate antes de que tengas frío y descansa antes de llegar a sentirte agotado”.

Parece un consejo de abuela, y en cierto punto lo es, pero si uno sigue esos simples pero poderosos consejos, tendrá muchísimas menos chances de ser afectado por el mal de altura.

Es clave viajar lento e ir subiendo de a poco, dejando tiempo para que el cuerpo se vaya aclimatando a la altura. Si no te queda otra opción que volar a un lugar de altura, tomate los dos o tres primeros días con mucha calma.

Evita tomar alcohol y fumar, ya que eso lo único que hará es empeorar las cosas. Tomá mucha agua para evitar la deshidratación, que es un síntoma muy común, prefiriendo siempre esta a las gaseosas (refrescos).

También alimentate bien aprovechando las comidas típicas de estos lugares andinos con ingredientes llenos de energía, como la quinoa y distintos tipos de granos y tubérculos.



“Allí donde fueres, haz lo que vieres”, dice el refrán. Bueno, en los lugares de altura verás que hay mucha gente mascando hojas de coca: puede que al principio te parezcan demasiado amargas ya que es un sabor adquirido, pero son el mejor remedio preventivo contra el mal de altura.

La técnica correcta es poner un par de hojas al costado de tu boca y absorber el jugo que van segregando, pero ¡sin tragarlas! Algunos prefieren masticarlas un poco y otros las dejan sin masticar. Si el sabor te resulta demasiado fuerte o no te gusta tener las hojas en la boca, podés comprar los caramelos de coca, aunque no son tan efectivos.

También vas a ver que en las farmacias y negocios varios venden las pastillas para el soroche o mal de altura, que son de venta libre y aumentan la capacidad respiratoria y ayudan a la irrigación sanguínea.

Otro consejo fundamental, es que camines lento, por más que quieras ver muchos atractivos turísticos en un día.

Cuando llegamos a una nueva ciudad, como puede ser Cusco o La Paz, es normal que tengamos ganas de salir a recorrer en busca de todo eso que habíamos planeado en casa; pero rápidamente te vas a dar cuenta de que pasear a más de 3000 metros de altura no es lo mismo que hacerlo en el llano.

No te apures tratando de maximizar tu tiempo de estadía, tomalo con calma y haciendo pausas para hidratarte y alimentarte, porque siempre prevenir es mejor que curar.

Y como siempre recomiendo, sea que viajes a un lugar de altura o a cualquier otro destino, es importante que tengas un seguro de viaje en caso de cualquier inconveniente.

Qué hacer en caso de mal de altura en viaje



No te asustes: como te comenté, el mal de altura es mucho más común de lo que crees y afecta a la mayoría de los viajeros en algún punto de su viaje por estos lugares. Después de todo, es nuestro cuerpo dándonos señales para que desaceleremos el andar.

Si tenés síntomas de mal de altura, lo recomendable es:

  • Frenar el viaje y descansar.
  • No seguir subiendo hacia otros destinos de mayor altura hasta que no te sientas mejor.
  • Si no te recuperaste dentro de las 24 horas, se recomienda bajar a otro destino de menor altura.
  • Tomar abundante cantidad de agua.
  • Si los síntomas son fuertes o perduran durante varios días, consultar con un médico para ver si considera necesario tomar medicamentos.

¿Cuáles son los destinos populares de Sudamérica donde más frecuentemente se da el mal de altura?

Todos los lugares con una altura superior a los 2500 msnm, como comentaba, pueden generar el mal de altura en quienes no están habituados, pero si hablamos de los destinos de Sudamérica que son más frecuentados por los viajeros, los siguientes son en los que más precauciones deberías tener:

Perú



Cusco, uno de los principales destinos turísticos de Perú, es donde los viajeros más síntomas del mal de altura sienten. Esta ciudad, ubicada en los Andes peruanos a 3399 m.s.n.m., es la base para visitar el que quizás sea el lugar más buscado de toda Sudamérica por el turismo: Machu Picchu.

Pero Cusco no solo es el punto de partida para conocer esta Maravilla del Mundo Moderno, sino que es una ciudad cargada de historia que data de la época preincaica, y que fue capital del Virreinato del Perú durante el período colonial español, algo que se puede ver en su legado arquitectónico.

Con el enorme patrimonio cultural que hay en Cusco, es lógico que al llegar quieras salir corriendo a recorrer, pero la mejor recomendación es que vayas de a poco para ayudar a tu cuerpo en la aclimatación.

Muchos turistas que tienen poco tiempo de viaje, vuelan a Cusco desde Lima y enseguida parten hacia Machu Picchu, y es ahí cuando sienten los efectos de la altura. Si podés, lo ideal es que pases unos días en Cusco habituándote y disfrutando de todo lo que tiene esta ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Para eso, una excelente opción es aprovechar alguna de las oportunidades de voluntariados en Cusco, como puede ser:

Además de Cusco y Machu Picchu, otro de los destinos que generalmente afecta con el mal de altura a los viajeros, es Puno (3827 m.s.n.m.), a orillas del Lago Titicaca y conocida como “la capital del folclore peruano” por sus costumbres milenarias y festividades que atraen a muchos turistas.

Si querés pasar un tiempo en Puno, y tenés un buen nivel de inglés, podés hacer un intercambio por alojamiento como profesor para chicos.

Además, como dato extra, contarte que en Perú se encuentra el lugar habitado a mayor altura del mundo, La Rinconada, a 5100 m.

Bolivia



La Paz, a 3640 m.s.n.m., es la capital a mayor altura del mundo, llegando a los 4150 m en la zona de El Alto. Al ser la ciudad más importante de Bolivia, es la puerta de entrada al país para muchos, lo que hace que los efectos del mal de altura se sientan con frecuencia.

La geografía de La Paz también colabora para acentuar estos síntomas, y ya vas a entender de qué te hablo cuando empieces a pasear y te encuentres con las constantes cuestas.

Después de unos días en la capital boliviana, en la mayoría de los casos los efectos empiezan a desaparecer, y si te quedás unas semanas vas a dominar las subidas como una paceña.

Si tenés planes de pasar un tiempo conociendo la ciudad, hay posibilidades de hacer un voluntariado en La Paz.

Conocé cómo fue la experiencia de este viajero haciendo un voluntariado en un hostel de La Paz y organizá tu viaje con la guía sobre qué hacer en La Paz.

Otras ciudades turísticas bolivianas en las que la altura se hace sentir son Potosí (4090 m.s.n.m.) y Uyuni (3660 m.s.n.m.), pueblo base para visitar el famoso salar.

Ecuador



Quizás no tengas a Ecuador como un destino en los que prestar atención a la altura, pero su capital, Quito, a 2850 m.s.n.m., afecta a más de uno al llegar por primera vez.

Desde ya que esto no quiere decir que vaya a ser tu caso, pero sí que es importante tener los recaudos que estuvimos viendo y saber cómo actuar si los síntomas aparecen.

Quito es una de las ciudades de Ecuador que no deberías dejar de visitar en tu viaje, y si querés pasar un tiempo conociéndola con calma, podés ver las oportunidades de voluntariados en Quito, como ser parte del staff de un hostel o dar una mano en una granja agro ecológica.

También puede interesarte: ¿Cuánto cuesta viajar a Ecuador? Todo lo que necesitas saber.

Argentina



Hay quienes sienten el efecto de la altura incluso en lugares con menor altura: viajando por el Noroeste argentino con amigas, algunas de ellas tuvieron mareos y dolor de cabeza apenas comenzamos a subir por la Quebrada de Humahuaca, donde en Purmamarca hay 2324 m y en Tilcara algo menos de 2500 m.

Si vas a viajar por esta región de Argentina, te recomiendo que lo hagas despacio para ir aclimatándote, pasando al menos una noche en alguno de estos pueblos antes de subir a los más de 3000 m.s.n.m de Humahuaca. Al llegar a La Quiaca y su vecina Villazón (Bolivia) ya estarás en los 3500 metros.

Otro destino muy popular con una altura considerable es Iruya (2780 m.s.n.m.), pueblo entre las montañas que generalmente se visita desde la Quebrada de Humahuaca, en Jujuy, pero que se encuentra en la provincia de Salta.

En el noroeste argentino hay muchas posibilidades de hacer voluntariados, algunas de estas, son:

Conocé lo mejor de Salta en Qué hacer en Salta: los imperdibles de la provincia

Colombia



Colombia no es un país que suela ser de gran preocupación por su altura, pero la capital Bogotá se encuentra a 2640 m.s.n.m., por lo que puede causarte algún malestar si no estás acostumbrada a estas alturas.

Si estás planeando un viaje a Colombia, te recomiendo leer sobre Las 15 ciudades turísticas de Colombia que deberías conocer, entre las que lógicamente está Bogotá incluida.

Recepcionista nocturno en un hostel o ayudar con las redes sociales de un centro cultural son algunas de las oportunidades que existen para hacer voluntariados en Bogotá a cambio de alojamiento y comida.

Planificá tu viaje a Colombia con 10 cosas que debes saber antes de tu viaje a Colombia y La mejor ruta para viajar por Colombia de mochilero.



Desde ya que en estos cinco países hay pueblos y ciudades que se encuentran a mayor altitud, pero solamente hablamos de los destinos turísticos.

Como vimos, el mal de altura es un desafío que puede aparecer en viaje, como tantos otros cuando salimos de nuestra zona de confort.

No es algo que deba preocuparnos, ni mucho menos paralizarnos, sino simplemente un detalle más a tener en cuenta cuando viajamos a destinos de altura para evitar mayores complicaciones.

Si sabemos cómo actuar ante los síntomas, lo más probable es que a los pocos días ya te encuentres aclimatada y te olvides de ello.

Seguí viajando por Sudamérica, con:



Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor

Más sobre el tema