¿Quieres un boleto de hasta $500 grátis?
Envía tu respuesta antes del 30 de abril y ten la oportunidad de ser premiado.

Cómo empacar maletas eficientemente: 10 consejos para ahorrar espacio y dinero

Te cuento 10 consejos para empacar maletas que aprendí después de varios viajes. Seguramente te ayudarán como a mí para aprovechar el espacio y evitar gastos extra.

8min

empacar maletas

Quienes pasamos por el momento en que te pesan el equipaje y ves cómo la balanza del aeropuerto supera el límite permitido, sabemos la frustración que es. En ese momento tenés dos opciones: en el mejor de los casos, podés pasar cosas a tu equipaje de mano o al de tu compañero de viaje si es que tiene espacio y peso de sobra; en el peor, tendrás que pagar kilos extra a un precio bastante elevado.

Para evitar todo esto y aprovechar mejor el espacio, hay varias técnicas que fui aprendiendo a lo largo de los años como viajero sobre cómo empacar maletas. Generalmente viajo con mochila, pero también lo he hecho muchas veces con valija (maleta), y la mayoría de los consejos aplican para ambos casos.

También te puede interesar: 13 tips de viaje que deberías conocer para tu próxima aventura.

10 tips para empacar maletas


Chica caminando en un aeropuerto con su maleta

1. No exageres llevando cosas “por las dudas”

Un mal común al empacar maletas, como no tenemos que cargarla en nuestra espalda como a una mochila, es llenarla hasta que casi no cierre, agregando cosas “por las dudas” al ver que todavía nos queda espacio libre.

Lo más probable es que ese buzo extra que llevaste “por si refresca”, o los libros “por si tocan un par de días de lluvia”, vuelvan a casa intactos.

Antes de empacar, chequeá el clima en el destino de tu viaje y calculá cuánta ropa vas a necesitar dependiendo de los días que estés viajando y las actividades que harás.

Salvo que hagas un viaje corto, no es necesario que lleves ropa distinta para todos los días, porque sería muchísima. Elegí un par de prendas acordes al destino y en viaje podés ir lavando a medida que usás. Un jabón para la ropa siempre es mi aliado.

La ropa para salir de noche no la transpirarás como la del día, por lo que no hace falta que lleves muchos cambios, salvo que te importe demasiado no repetir atuendos, pero en ese caso no estarías empacando la maleta eficientemente.

Al hacer el botiquín tampoco exageres cargándote de medicamentos; llevá lo básico como curitas (tiritas), gasa, antiséptico y algún medicamento recetado que necesites, y el resto siempre podés comprarlo en destino llegado el caso. 

Te recomiendo leer estos consejos para viajar ligero.


Mujer tratando de cerrar una maleta muy cargada

2. Evitá las prendas que tardan en secar y que se arrugan

Además de ser selectivo con la cantidad de ropa que llevás, también tenés que serlo con su característica.

Siempre viajo con remeras de telas que secan rápido, como la microfibra tipo dri-fit, ya que además de poder lavarlas a la noche y tenerlas secas para el día siguiente, también son las que menos pesan y espacio ocupan.

Claro que al viajar a lugares de clima frío vas a tener que llevar abrigos que tardan en secarse, pero al no transpirarlos lo más probable es que no necesites lavarlos. En estos casos, las remeras térmicas son una gran opción, ya que te mantendrán abrigado, ocupan poco espacio y secan rápido.

Las telas que se arrugan con facilidad o que son muy frágiles para lavar a mano, tampoco entran dentro del plan para empacar maletas de la manera más eficaz.

3. Aprovechá el espacio al máximo

Este punto es clave al empacar tu maleta para no dejar lugar desaprovechado. Una de las técnicas más conocidas para maximizar el espacio es enrollar la ropa, lo que hace que ocupe menos lugar y no se arrugue. Claro que hay prendas con las que no se puede, como las camperas grandes, que es mejor doblarlas y ponerlas encima de todo.

Si llevás calzados en la valija, aprovechá para rellenarlos con medias, lo mismo si tenés algún recipiente vacío como un termo o tupper, donde puede ir ropa interior o cualquier objeto que quepa.

Al acomodar, hacelo como si fuera un Tetris, y si llevás cosas pesadas asegurate de ponerlas abajo para evitar que la maleta vuelque.


Manos de mujer empacando una maleta

4. Vestite con lo más pesado para volar

Si estás al límite con el peso, llevá la ropa más pesada puesta, y aprovechá los bolsillos para cargarlos con algún libro o lo que puedas sacar de la valija para ahorrar peso. Si llevás calzado pesado como botas de trekking, está claro que deberías llevarlas puestas.

Si vas de un lugar donde hace calor a uno frío, igualmente llevá la ropa de abrigo con vos, y luego de que te pesen el equipaje te la sacás. Podés tener una bolsa extra para guardarla así es más cómodo llevarla.

5. Llevá los productos de aseo en frascos chicos

No hace falta que cargues con el shampoo de medio litro lleno, ni que lleves el perfume entero con ese pesado frasco de vidrio. Tampoco digo que tengas que privarte de llevarlos, sino que lo hagas de una forma más práctica.

Para eso, pasá la crema de afeitar, acondicionador, shampoo, protector solar, crema para manos, etc, a envases más pequeños y ligeros. Con el perfume, lo que hago es rellenar un frasquito de esos en los que vienen las muestras gratis, así que si te llegan a ofrecer uno, no dejes de agarrarlo porque aunque no te guste ese perfume, podés vaciarlo, lavarlo, y llenarlo con el tuyo para viajar.

6. Poné los líquidos en una bolsa con cierre hermético

Esto lo aprendí con una mala experiencia, después de que al llegar a Irán, cuando fui a buscar mi equipaje me encontré con que el shampoo se había abierto y la mochila era un desastre pegajoso. Lo había puesto adentro de una bolsa plástica, pero esta tenía un agujero que no había visto y por ahí se escapó el líquido.

A partir de ese día, todo lo que sea líquido lo llevo en bolsas tipo Ziploc para evitar accidentes.

Si vas a viajar únicamente con equipaje de mano, tenés que llevarlos de esta manera para mostrarlos en el control de seguridad, y recordá que no pueden superar los 100 ml por unidad.


Frascos con líquidos dentro de bolsa con cierre hermético

7. Nunca dejes dinero ni objetos de valor en la maleta para despachar

Conozco demasiados casos de viajeros que dejaron dinero o algo de tecnología costosa en la valija que despacharon y al abrirla en el hotel se encontraron con que ya no estaba.

Aunque no pase en todos lados, los robos a equipajes suceden, tanto en aeropuertos como en los viajes en bus y tren. Es mejor ser precavido que lamentarse por confiado o descuidado.

Así que todos tus documentos y objetos costosos, llevalos siempre en el equipaje de mano y nunca lo pierdas de vista, porque en buses y trenes también se dan robos cuando uno se duerme y deja el equipaje desatendido.

También tené en cuenta que hay varios objetos que no podés llevar en el equipaje de mano, como los líquidos que mencioné antes y objetos cortantes. Por ejemplo, un objeto de mucho valor para mí es mi navaja multiuso Victorinox, que siempre la llevo conmigo, pero cuando tengo que viajar en avión no me queda otra opción que despacharla. Te recomiendo que leas este artículo con consejos sobre viajar con equipaje de mano que te será muy útil.

8. Dejá espacio para traer cosas del viaje

Si sabés que del viaje vas a querer traer algún regalo para ese amigo o familiar que siempre se acuerda de vos cuando se va de vacaciones, lo mejor es que dejes espacio en tu maleta para eso.

También puede ser que no lo tengas en los planes, pero en destino encuentres alguna huevadita que te gustaría traerte a casa. Clásico.

Es muy común que al viajar con la maleta llenísima no te quede espacio ni para una mermelada y tengas que comprar equipaje extra. Por eso, mejor preverlo.

Si, por ejemplo, en el vuelo te permiten dos piezas de mano (generalmente mochila o maleta chica y una bolsa/cartera/bolsito) y solo estás usando una, igualmente llevá la pieza extra vacía para traerla con las cosas que compres.


Hombre caminando con su maleta por una calle al costado del mar 

9. Asegurate de que la maleta esté en las mejores condiciones

Antes de empezar a empacar, hacé un chequeo de la maleta para estar seguro de que está en buenas condiciones. Probá los cierres, las manijas y, especialmente, las ruedas.

Un mal común en las valijas es que las ruedas se rompan, y no hay nada peor que te pase esto cuando la estás transportando. Cargar una maleta pesada es una tortura, por eso para viajes largos en los que me voy a mover mucho siempre prefiero las mochilas.

Probá la maleta antes de empezar a cargarla y también una vez llena.

10. Pesá la maleta antes de salir

Si estás muy tranquilo con el peso, no será necesario que la peses antes de salir de casa, pero si sabés que estás medio justo, no esperes a llegar al momento del check-in para enterarte cuánto pesa tu maleta.

Si viajás en avión con frecuencia, lo mejor es que te compres una balanza, que puede ser una de las de mano para equipaje. Saberlo antes de salir te permite reacomodar la maleta con tranquilidad en tu casa en caso de ser necesario, y no apurado en el aeropuerto.

De todas maneras, muchas veces las balanzas de casa no coinciden exactamente con las del aeropuerto. Cuando llegues, buscá alguna balanza libre en la zona de check-in, que generalmente siempre alguna hay prendida. En algunos aeropuertos también hay balanzas para el equipaje de mano con una estructura para medir si tiene las dimensiones justas.


Hombre pesando su maleta con balanza de mano

También te puede interesar: Qué documentos necesito para viajar: información esencial al de salir de tu país y esta guía sobre cómo conseguir pasajes de avión baratos

Viaja más con Worldpackers

Además de aprovechar mejor el espacio, todos estos consejos para empacar maletas también te servirán para ahorrar dinero en tus viajes.

Y hablando de viajar barato, existe una manera en la que podés viajar sin pagar alojamiento a la vez que tenés experiencias únicas por el mundo: se trata de los voluntariados de Worldpackers

Como voluntario/a podés colaborar durante algunas horas al día en distintos proyectos a cambio de hospedaje, y en muchos casos también comidas y otros beneficios como descuentos en actividades y tours gratuitos.

Pero estas experiencias no se tratan solo de ahorrar, sino que te permitirán conocer mucha gente, desarrollar nuevas habilidades, y, al estar conviviendo con locales, conocerás mucho más a fondo su cultura y podrás llegar a lugares que como turistas te perderías.

Las vacantes están en más de 140 países y van desde hostels en algunas de las ciudades más populares del mundo, hasta centros holísticos y ecoaldeas rodeadas de naturaleza, como también muchas ONG que trabajan en proyectos sociales y con animales.

Conocé más en estos artículos: Qué es y cómo funciona un intercambio de trabajo: la guía completa y Qué es el voluntariado: generando un impacto positivo

¿Te gustan estas ideas? Creá un perfil gratuito en la comunidad de Worldpackers y empezá a guardar tus vacantes de voluntariado favoritas.



Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor

Más sobre el tema