¡Haz realidad tus viajes con la ayuda de expertos en viajes!
Conviértete en miembro antes del 29/02 y participa en webinars exclusivos con viajeros expertos.

Qué ver en Nápoles: lo mejor para 1, 2 y 3 días de viaje

Viajamos a la ciudad de la pizza para conocer qué ver en Nápoles dependiendo de cuántos días tengas. Itinerario para uno, dos o más días de viaje.

11min

Napoles que ver

Nombrar a Nápoles es pensar en calles congestionadas, ropa tendida en sogas que cuelgan de los balcones, gente gritando, pizza, mafia y fanatismo por Maradona, pero hay mucho más que estos estereotipos.

Con solo decir que el casco antiguo de Nápoles tiene la mayor concentración de sitios históricos en el mundo, con un total de 448 dispersos por su laberinto de calles, podés imaginar la importancia de su patrimonio. Pero no todo se puede medir en números, porque la esencia de Nápoles está en los detalles cotidianos que verás mientras la caminás.

La impresión que Nápoles deja en los visitantes no tiene grises: están los que salen espantados por su caos, y los que quedan obnubilados por su personalidad. Lo que está claro es que es un ciudad única en el mundo, en la que no importa lo que te digan otros que la hayan visitado, porque la única manera de poder entender de qué se trata, es conociéndola.

También te puede interesar: Los 14 mejores consejos para viajar barato por Italia y Las 15 principales ciudades de Italia para visitar en tu viaje.


Negocios en la Via San Gregorio Armeno del centro de Nápoles

Qué ver en Nápoles en 1 día

Si está en tus posibilidades, te recomiendo que como mínimo sean dos días los que le dediques a Nápoles, ya que en uno no tendrás tiempo más que para un superficial paseo.

Pero si un día es con lo que contás, este recorrido ordenado geográficamente te llevar por la mayoría de los principales puntos de la ciudad:

Piazza del Gesú Nuovo

Como mucha de las iglesias de Nápoles cierran entre las 13 y las 16 hs aproximadamente, empezamos el recorrido por esta plaza donde se encuentra la Chiesa del Gesú Nuovo, probablemente la más fascinante de la ciudad.

Te recomiendo que arranques bien temprano por acá para evitar los amontonamientos de gente (abre a las 8 AM). La entrada a la iglesia es gratuita.

Cruzando la calle está la Basílica y Monasterio de Santa Chiara, que es la mayor iglesia gótica de Nápoles. Pero la gran estrella es su monasterio, el cual tiene un costo de entrada de 6 Euros.

Es en esta plaza donde comienza la principal arteria de la ciudad: la Spaccanapoli.


Piazza del Gesú Nuovo al atardecer en Nápoles

Spaccanapoli

Con 2 km de longitud, la Spaccanapoli es su principal calle turística, llena de negocios, desde los que venden los clásicos suvenires kitsch para turistas hasta pequeñas cafeterías locales.

Si bien el nombre oficial de la avenida es Via Benedetto Croce, que después cambia a Via San Biagio dei Librai, es más conocida por su apodo de Spaccanapoli, que en italiano significa “la que corta Nápoles”, por la razón que queda muy evidente cuando se la ve desde algún lugar elevado como el Castel Sant’Elmo.

Pasear por la mañana por esta zona está bueno para evitar el tremendo caos que se forma el resto del día, pero si querés experimentarla en su pico de bullicio que la hace tan famosa, entonces tendrías que venir a partir de las 10 – 11 AM.

Las calles que la cortan también están llenas de color, así que te puede llevar un buen rato recorrerla si te vas desviando en el camino. La Via San Gregorio Armeno, más conocida como “la calle de la Navidad”, es un pasaje muy famoso por sus negocios donde artesanos hacen figuras para el pesebre, algo que tiene más sentido sabiendo que el pesebre navideño es una tradición nacida en esta región de Italia. En las fechas cercanas a las fiestas se hace una gran exposición, donde no solo aparecen las clásicas figuras religiosas sino también personajes actuales.


Avenida Spaccanapoli vista desde lo alto donde se aprecia cómo "corta" el centro de la ciudad en dos

Comer pizza en su lugar de nacimiento

Siempre es buen momento para una pizza, más estando en la ciudad donde la magia comenzó, y donde los “pizzaioli” lo convirtieron en un arte que actualmente está reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Cruzando por la Via San Gregorio Armeno vas a llegar a la Via dei Tribunali, que es la “calle de las pizzerías”. Si bien es difícil que te claves con una mala pizza en Nápoles, mi recomendación es que preguntes a los locales que te recomienden sus preferidas, porque al ser lo que todos los turistas quieren comer, hay varios oportunistas que cobran más de lo que ofrecen. Las más famosas, como L’Antica Pizzeria da Michele y Gino e Toto Sorbillo tienen largas filas desde que abren, así que buscá alguna más local, no solo para no esperar por horas, sino para tener una experiencia más napolitana.

Duomo de Nápoles

Si todavía estás a tiempo antes de comer, podés pasar por la Piazza del Duomo para visitar la catedral central de la ciudad (oficialmente Cattedrale di Santa Maria Assunta), calculando que cierra entre las 13:30 y 14:30, y los fines de semana reabre a las 16:30.

La entrada al sector central es gratuita pero para ingresar al baptisterio cuesta 2 Euros.


Hombre comiendo pizza napolitana

Museo Arqueológico Nacional de Nápoles

Es uno de los museos arqueológicos más importantes de Europa, tanto por la cantidad y calidad de exposiciones como por el edificio en sí, un palacio monumental que empezó a construirse en 1585.

Es en este museo que vas a poder ver las mejores piezas de arte rescatadas de Pompeya, Herculano y otros lugares que fueron víctimas de la erupción del Vesubio, además de momias egipcias y la espectacular Colección Farnesio, perteneciente a esta influyente familia italiana.

El complejo es muy grande, por lo que tranquilamente te puede llevar unas dos horas recorrerlo si te interesa lo que ves. Si lo tuyo no son los museos y preferís la vida cotidiana, podés saltearlo y seguir tu paseo hacia el mítico Quartieri Spagnoli.

Quartieri Spagnoli

Desde el Museo Arqueológico hasta el Quartieri Spagnoli tenés dos opciones: caminar aproximadamente 1.5 km o tomar el metro hasta la estación Toledo. Las dos tienen su interesante recompensa, ya que caminando vas a pasear por la emblemática Via Toledo, una de las calles comerciales más importantes de Nápoles, y con el metro te vas a bajar en una de las estaciones más hermosas del mundo, una verdadera maravilla que te recomiendo ver.

Esta zona de Nápoles es muy famosa principalmente por ser donde se encuentra la Via Emanuele de Deo, más conocida como Largo Maradona por ser el lugar donde más se ve el amor napolitano por el Diego, con murales y santuarios. Ser argentino en esta parte del mundo es realmente un plus.

Y aunque no te interese en absoluto el homenaje al 10, el barrio es uno de los más fotogénicos y representativos de Nápoles, así que podés pasar un buen rato paseando por sus callecitas, entre ropa secándose entre los edificios y los típicos “bassi” (pequeñas casas de planta baja, muchas reconvertidas en negocios).

El nombre de “Cuarteles españoles” lo toma de que entre los siglos XVI y siglo XVII se encontraban en este lugar los cuarteles de las guarniciones militares españolas.


Mural de Maradona con fotos y banderas en Quartiere Spagnoli

Con todos esto no creo que te de tiempo para mucho más en una visita de un día a Nápoles. Aunque al leerlo no parezca mucho, cada lugar merece su tiempo, además de que no se trata de ir corriendo de uno al otro para tildar casilleros sino de disfrutarlos y darte espacio para las sorpresas que vayas encontrando de camino. 

Qué ver en Nápoles en 2 días

Con un día más en tu itinerario por Nápoles, podés pasear más relajado y dedicarle más tiempo a cada lugar. Al itinerario de un día, podés combinarlo con alguno/s de estos destinos:

Mercato della Pignasecca

Siempre que visito una ciudad pregunto por algún mercado local y me hago tiempo para darme una vuelta. Aunque no piense comprar nada, son excelentes lugares para ver la vida local y sus productos.

El Mercato della Pignasecca es un mercado callejero a pocos metros de la Via Toledo, muy cerca del Quartieri Spagnoli. Es un buen plan empezar el día por acá ya que por la mañana es cuando más movimiento hay.

Castel Sant’Elmo

Cerca de del mercado está la estación de funicular de Montesanto, que te lleva hasta el barrio Vomero, en lo alto de una colina.

Hay varios sitios históricos para visitar en la zona, pero sin dudas el más imponente es el Castillo de Sant’Elmo. Las vistas panorámicas a la ciudad, la Bahía de Nápoles y el Monte Vesubio, son magníficas. Desde acá vas a ver claramente como la Spaccanapoli divide el centro histórico de Nápoles.

La entrada al castillo cuesta 5 Euros de miércoles a lunes hasta las 16 hs y 2,50 Euros los martes y todos los días después de las 16. Si no querés o podés pagar la entrada, hay un mirador cercano con buenas vistas al lado del Monasterio San Martino, aunque no comparables con las del castillo.


Vista desde el Castel Sant'Elmo

Galleria Umberto I, Castel Nuovo y Teatro di San Carlo

Después de la visita al castillo podés bajar nuevamente al Quartieri Spagnoli y caminar hasta la Galleria Umberto I.

Si estuviste en Milán te va a recordar a la mítica Galleria Vittorio Emanuele, un espectacular paseo comercial techado construido a fines del siglo XIX en típico estilo del neorrenacimiento italiano. Como podés imaginar, solo marcas de lujo ocupan sus elitistas vidrieras.

A metros de la galería está el Castel Nuovo. Visitarlo por dentro te va a llevar un buen rato ya que es muy grande, así que si no tenés tiempo igualmente está bueno pasar para verlo de afuera porque es una construcción imponente.

En la misma zona también está el Teatro di San Carlo, que es el teatro de ópera en funcionamiento más antiguo del mundo, habiendo comenzado sus funciones en 1737, muchos años antes que las famosas Scala de Milán y La Fenice de Venecia. Si querés ver una obra, la temporada de ópera va de fines de noviembre a julio, y la de ballet de diciembre a principios de junio. Podés comprar las entradas en teatrosancarlo.it.


Galleria Umberto Primo con imponente techo de vidrio

Piazza del Plebiscito

Caminando un poco más vas a llegar a otro lugar icónico de Nápoles: la Plaza del Plebiscito, que es la más grande de la ciudad.

Es un excelente lugar para bajar un cambio, sentarse con un picnic en las escaleras de la basílica y disfrutar de la historia que te rodea, tanto del legado de sus construcciones como de la que se está escribiendo en cada momento.

Entre esos edificios están el Palazzo Reale y la Basilica Reale.

Caminar al atardecer por la costanera

Una hermosa manera de terminar el día es paseando al atardecer por la costanera. Desde la plaza, bordeando los Giardini del Molosiglio, vas a llegar hasta la rambla, y un rato después al hermoso Castel dell’Ovo, fortaleza y antigua residencia real que es el castillo más antiguo de Nápoles, y uno de los símbolos de la Bahía.

Las vistas a la bahía, con el castillo de frente y el Vesubio de fondo, forman una postal memorable.


Vista aérea de la costanera de Nápoles con Castel dell'Ovo

Qué ver en Nápoles en 3 días o más

Hasta acá recorrimos la mayoría de los principales puntos turísticos que ver en Nápoles. Con tres o más días podés dividir los atractivos para no tener el itinerario tan cargado, dosificando la intensidad y dándote más tiempo para pasear sin rumbo. Al ser un destino tan turístico, es muy probable que también te canse la cantidad de grupos de turistas que llenan los lugares más conocidos, así que es bueno tomarlo con calma.

Desde ya que hay muchos lugares más por conocer, como la Capilla Sansevero, donde está el Cristo Velado de Giuseppe Sanmartino, escultura mundialmente reconocida por las transparencias del velo de mármol que envuelve la figura de Cristo muerto.

También podés dedicar parte de un día a visitar alguno de los dos sitios arqueológicos de las afueras de la ciudad: Pompeya (Pompei) y Herculano (Ercolano), antiguas ciudades romanas que quedaron cubiertos por la furia del Vesubio cuando erupcionó en el año 79. El hecho de haber quedado enterradas bajo ceniza volcánica hizo que pudieran preservarse de gran forma.

Contando con más tiempo, podés salir de la ciudad para hacer el recorrido de la Costa Amalfitana.


Joven caminando entra las ruinas de Pompeii, en las afueras de Nápoles

Recorriendo la Costa Amalfitana

Si el caos de Nápoles te cansó, no te estreses, porque estás a pocos kilómetros de alejarte completamente de sus ruidos para entrar en los pueblos costeros de la Campania.

Comenzando en Sorrento, hermoso pueblo a 1:20 hs en tren de Nápoles, la Costa Amalfitana se extiende por sesenta kilómetros hasta Salerno.

El recorrido es corto, pero está cargado de joyas como los pueblos de Sorrento, Positano, Amalfi y Ravello. Si el presupuesto te lo permite, también podés agregar paradas en las islas de Capri e Ischia.

Este es uno de los mejores 10 Road trips que se pueden hacer. Alquilar un auto para hacerlo con tranquilidad desde ya que es una excelente opción, pero también podés ir de un pueblo al otro en tren que es más económico.

Para hacer la Costa Amalfitana vas a necesitar como mínimo 3 días, pero lo ideal sería destinarle unos 5 días para poder pasar al menos una noche en sus principales destinos.


Pueblo costero de Amalfi con casas en una colina visto desde el agua

Por todo lo que hay para ver en Nápoles, lo ideal es poder pasar una semana o más, ya que esto te permitiría caminarla, apreciar sus detalles que se pasan por alto cuando estamos con poco tiempo y poder disfrutar simplemente del ambiente.

Claro que pasar un tiempo largo en Nápoles implica un gasto muy grande, ya que los precios de alojamiento no son nada baratos. Pero hay muchas maneras de ahorrar en un viaje largo, y una de ellas es para viajar sin pagar alojamiento

Voluntariado en Nápoles

Sí, existe una manera de quedarte por varias semanas o incluso meses en Nápoles sin gastar en alojamiento, y esa es haciendo voluntariados

En la plataforma Worldpackers vas a encontrar muchas vacantes de voluntariados en Nápoles a las que podés postular. A cambio de tu ayuda durante algunas horas al día en estos proyectos, recibirás hospedaje y, en muchos casos, comidas también.

Esto hace no solo que ahorres mucho dinero en viaje sino también que puedas conocer a fondo la ciudad, lugares no turísticos de la zona, y al convivir con locales tener un acercamiento cultural único. Lo que hace que sea un plan ideal si estás en un viaje de mochilero

Por ejemplo, podés ser parte del staff de hostels con excelentes reseñas como el HOPEstel Secret Garden y La Controra Hostel

Además de Nápoles, hay muchas oportunidades para hacer voluntariados en Italia

Conocé más sobre los voluntariados: Qué es y cómo funciona un intercambio de trabajo: la guía completa

¿Te gustan estas ideas? Creá un perfil gratuito en la comunidad de Worldpackers y empezá a guardar tus vacantes de voluntariado favoritas.

Seguí viajando por Italia con estas guías:



Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor

Más sobre el tema