¿Quieres un boleto de hasta $500 grátis?
Envía tu respuesta antes del 31 de julio y ten la oportunidad de ser premiado.

Qué es el turismo cultural y cómo hacerlo parte de tus viajes

Conoce sobre el turismo cultural: sus características, importancia y varios destinos para vivir experiencias culturales inolvidables.

9min

turismo cultural

Si eres un viajero que se interesa por ir más allá de la superficie, tratando de entender las distintas culturas que te rodean al viajar, entonces este artículo es para ti.

Veremos las distintas características del turismo cultural, y te propondremos diez destinos fascinantes con una cultura única. Además veremos cómo puedes hacer para lograr ese diferencial entre el turista casual y el viajero, logrando mezclarte con locales para aprender de ellos en casi cualquier parte del mundo.

También te puede interesar: Consejos para viajar como un local y no caer en trampas turísticas y Costumbres de Asia: conociendo aspectos culturales del continente.

¿Qué es el turismo cultural?

El turismo cultural es una forma de viajar que se centra en la exploración y el aprecio por las tradiciones, historia y prácticas únicas de un lugar

Este tipo de turismo no busca simplemente visitar museos o asistir a festivales; va más allá para sumergirse profundamente en los aspectos cotidianos e íntimos de la vida local. La comida auténtica del lugar, los mercados locales, incluso las charlas casuales con los lugareños forman parte integral del turismo cultural.

Mientras que un turista convencional puede buscar relax, diversión y/o visitar famosos lugares turísticos, el turista cultural busca pasar la capa superficial. Este quiere sumergirse en la historia local, explorar las costumbres únicas de una región y aprender sobre su arte y arquitectura. Este tipo de experiencia es una oportunidad para crecer personalmente a través del conocimiento y empatizar con gente de distintas partes del mundo.

Entre los distintos tipos de turismo cultural hay quienes están más interesados por el turismo gastronómico, el turismo rural, el religioso, el etnográfico, el funerario, de deportes, el turismo espiritual, o el volunturismo, por nombrar algunos.


Turismo cultural: tres chicas y un chico con personas de una comunidad aborigen del Amazonas

Características del turismo cultural

Una característica principal del turismo cultural es la apreciación profunda por las diferentes culturas. Los viajeros no solo visitan un lugar para ver sus bellezas naturales o arquitectónicas, sino también para sumergirse en su cultura y comprenderla a fondo.

Otra característica importante es el componente educativo constante que existe en este tipo de viaje. No solo aprendes acerca de una nueva cultura: tú mismo eres parte activa del intercambio cultural mientras compartes tus propias costumbres y conocimientos con las personas locales.

El respeto por el patrimonio cultural es otra condición indispensable para el turista cultural, ya que no solo se visitan las más famosas atracciones turísticas, sino también lugares de gran importancia para las comunidades locales, como pueden ser sitios naturales con una fuerte mitología, ruinas de antiguas civilizaciones, o templos religiosos. Son espacios que albergan historias y tradiciones ancestrales, que deben ser valoradas y preservadas con el mayor cuidado.

Importancia del turismo cultural

El turismo cultural permite a los viajeros sumergirse en el corazón de una cultura, aprender sobre su historia, sus costumbres y tradiciones.

Pero no solo los viajeros se benefician del turismo cultural. Las comunidades locales también tienen mucho que ganar ya que esta forma de turismo alternativo puede ser un motor potente para el desarrollo económico local. Los ingresos generados por el turismo pueden reinvertirse en proyectos comunitarios, ayudando así a mejorar infraestructuras e impulsar empleo local.

Rol del viajero cultural

Cuando nos embarcamos en un viaje cultural somos mucho más que simples espectadores pasivos: nos convertimos activamente en participantes respetuosos dentro de estas comunidades diversas. Es vital entender que cada cultura tiene su propia identidad única forjada por siglos -a veces milenios- de historia.

Como viajeros culturales, nuestro papel es el de aprender y respetar estas diferencias. Es esta apertura mental lo que nos permite experimentar la belleza intrínseca de las variadas formas en que los humanos interpretamos y expresamos nuestra existencia.

Ser un turista responsable es central para que ambas partes puedan beneficiarse de este intercambio, ya que la falta de respeto o el daño causado en el lugar visitado pueden tener consecuencias irreparables. Visitar una comunidad con el único objetivo de sacarse una foto para mostrar en redes sociales, sin estar realmente interesado en ella, a la larga puede arruinar lugares.


Chico occidental abrazado con dos hombres nepalíes en una celebración religiosa

10 lugares donde hacer turismo cultural

El turismo cultural puede practicarse en cualquier parte del mundo, ya que existen infinidad de culturas diversas. A medida que viajas es muy probable que te vayas dando cuenta de que hay muchas más de las que creías, porque incluso dentro de un mismo país puede haber decenas -en casos cientos- de grupos étnicos con su propia religión, creencias, mitología, dialecto, gastronomía y más. 

A continuación veremos algunos de los destinos más propicios para el turismo cultural, pero está claro que depende de tus intereses para elegir dónde viajar.

Kyoto, Japón

Kyoto es conocida como el corazón cultural de Japón. Con sus santuarios sintoístas intactos y templos budistas ancestrales -como Kinkaku-ji (el Templo del Pabellón Dorado)- Kyoto ofrece a los viajeros un vistazo auténtico al pasado imperial de Japón.

No olvides participar en una ceremonia del té y pasear por Gion, famoso barrio geisha lleno de casas tradicionales donde las maiko aprenden las artes necesarias para convertirse en geishas.


Chica vestida como geisha caminando entre arcos rojos de un templo de Kyoto, uno de los mejores destinos para el turismo cultural

Ubud, Bali, Indonesia

Ubud es el corazón cultural de Bali y un destino imperdible para aquellos viajeros que buscan sumergirse en la rica historia y tradiciones de esta mítica isla de Indonesia.

Esta pequeña ciudad en el interior de Bali se encuentra rodeada por terrazas de arrozales, frondosos bosques tropicales y templos hindúes centenarios que parecen sacados de una postal.

A diferencia del bullicio turístico de Kuta, Canggu o Seminyak, Ubud ofrece una experiencia más auténtica e inmersiva al recorrer sus alrededores. Aquí puedes aprender sobre las costumbres balinesas, participar en talleres artesanales o asistir a clases de cocina local. Además, su vibrante escena artística te permitirá descubrir desde danzas tradicionales hasta arte contemporáneo.


Chica con sombrero cónico mirando a terraza de arroz en Ubud, Bali

Dharamsala, India

Ubicada en la región norte de India, Dharamsala es conocida por ser la residencia del Dalai Lama y el centro del gobierno tibetano en exilio. Aquí puedes visitar el templo del Dalai Lama, donde podrás presenciar ceremonias religiosas budistas y entender mejor esta antigua tradición.

Aparte de su rica herencia religiosa, también encontrarás aquí una mezcla fascinante de culturas indias e influencias tibetanas que se reflejan tanto en las costumbres locales como en la gastronomía. Puedes disfrutar platos típicos como momos (dumplings) o thukpa (una sopa de fideos), mientras interactúas con los amables habitantes locales.

Otra atracción imprescindible son las montañas Dhauladhar que rodean a Dharamsala; perfectas para aquellos aventureros interesados en hacer senderismo mientras disfrutan vistas panorámicas espectaculares. También existe la oportunidad única de aprender sobre medicina ayurvédica tradicional mediante talleres educativos ofrecidos por expertos locales.


Monjes budistas recitando mantras en Dharamsala, uno de los mejores destinos para el turismo cultural

Marrakech, Marruecos

Marrakech es famosa por su medina o casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí podrás explorar laberintos de callejuelas estrechas llenas de bazares coloridos donde los artesanos locales venden sus productos.

La visita al imponente Palacio de la Bahía o a las tumbas saadíes te transportará directamente al pasado glorioso de Marruecos.

No puedes dejar pasar la oportunidad de probar auténtico platos de la cocina marroquí, como el cuscús o un delicioso tagine mientras disfrutas del ambiente animado e hipnotizante que se vive en Jemaa el-Fna, uno de los mercados más grandes y concurridos del mundo.


Atardecer en el mercado Jemaa el-Fna de Marrakech

Estambul, Turquía

Estambul es un destino ideal para el turismo cultural. Esta ciudad mágica se encuentra en el cruce de caminos entre Europa y Asia, lo que le confiere una mezcla única de influencias orientales y occidentales.

Su historia milenaria ha dejado huellas tangibles que puedes explorar durante tu visita. Desde las maravillas arquitectónicas como la Mezquita Azul, el Palacio Topkapi o la majestuosa Santa Sofía hasta sus bulliciosos bazares llenos de colores, aromas y sabores únicos.

La cultura turca tiene mucho por ofrecer a quienes están dispuestos a descubrirla: su rica gastronomía con platos emblemáticos como el kebab o el baklava; sus impactantes tradiciones religiosas ancestrales como la de los derviches danzantes; e incluso su modernidad palpable en barrios vibrantes como Beyoğlu donde conviven galerías de arte contemporáneo con cafés bohemios.


Mezquita Azul de Estambul al atardecer

Roma, Italia

Roma, la "Ciudad Eterna", es un museo viviente. Desde el Coliseo hasta el Vaticano, cada rincón cuenta una historia fascinante sobre la antigua civilización romana y su impacto en nuestra sociedad actual.

Puedes recorrer las antiguas ruinas del Foro Romano y admirar obras maestras del arte renacentista en los Museos Vaticanos. Cada paso por Roma te permite sumergirte profundamente en su cultura vibrante y rica historia.


Ruinas en Roma, uno de los mejores destinos para el turismo cultural

Granada, España

Conocida por su impresionante arquitectura árabe y sus encantadoras callejuelas adoquinadas, Granada es un destino perfecto para los viajeros que buscan tener una experiencia de turismo cultural. 

Esta ciudad andaluza se encuentra al pie de las montañas de Sierra Nevada y ofrece una mezcla única de influencias moriscas y cristianas.

La Alhambra, una joya del arte islámico con sus intrincados mosaicos y jardines colgantes, es el principal atractivo turístico. Pero hay mucho más en Granada. El barrio del Albayzín, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, está lleno de calles serpenteantes donde puedes explorar tiendas locales o simplemente disfrutar de las vistas panorámicas desde uno de los muchos miradores.

Tampoco te puedes perder el Sacromonte, famoso por sus cuevas gitanas convertidas en casas e incluso bares flamencos. Aquí podrás experimentar una auténtica noche flamenca, llena del ritmo apasionado que caracteriza este baile tradicional del sur español.


La Alhambra de Granada vista desde lejos 

Salvador de Bahía, Brasil

Salvador es la capital de Bahía, cuarta ciudad más poblada de Brasil y fue la primera capital del país. Fundada en 1549 por los portugueses, fue el centro más importante en el mercado de esclavos, lo que con el tiempo derivó en una cultura artística donde las expresiones africanas se mezclaron con las europeas y nativas americanas.

La cantidad de turistas que recibe se explica en que es un destino que combina hermosas playas con historia, fiestas y tradiciones, siendo considerada la capital cultural de Brasil y organizadora de uno de los carnavales más grandes del mundo.

Pelourinho es el barrio antiguo de Salvador de Bahía, declarado Patrimonio de la Humanidad. Sus calles empedradas están llenas de sitios históricos, arquitectura colonial, museos, restaurantes, bares, hoteles, músicos y capoeira.


Hombres practicando capoeira en Salvador de Bahía, Brasil

Cusco, Perú

El encanto de Cusco reside en su rica historia y cultura que han sobrevivido a través del tiempo. Esta antigua ciudad peruana es el destino perfecto para los viajeros interesados en el turismo cultural.

Como cuna del Imperio Inca, Cusco ofrece una experiencia única e inigualable. Aquí puedes explorar las antiguas ruinas incas como la famosa ciudadela de Machu Picchu, un lugar imprescindible para cualquier amante de la historia y la arqueología.

Pero no solo eso, también puedes visitar otros sitios históricos como Sacsayhuamán o Pisac. Y si buscas sumergirte aún más en la cultura local, nada mejor que probar su exquisita gastronomía andina y participar en sus coloridos festivales tradicionales.

Además de ser un museo viviente lleno de tesoros arqueológicos, Cusco también es conocido por su vibrante vida nocturna con numerosos bares y clubes donde se puede disfrutar música folklórica mientras te mezclas con locales y otros viajeros internacionales.


Vista de Machu Picchu con llama pasando por el camino

Guadalajara, México

Esta vibrante ciudad es conocida como la cuna del mariachi y está repleta de historia, tradiciones y arte que reflejan la riqueza cultural mexicana.

Puedes pasearte por las plazas locales donde los grupos de mariachi se presentan regularmente o visitar el famoso Teatro Degollado durante uno de sus espectáculos nocturnos para disfrutar un concierto inolvidable.

Pero la riqueza cultural de Guadalajara va mucho más allá del mariachi. Los pueblos cercanos a esta metrópoli son famosos por su producción artesanal única e impresionante. Tlaquepaque y Tonalá son dos ejemplos perfectos: estos lugares están llenos de talleres donde puedes ver a los artistas trabajar con barro, vidrio soplado y otras técnicas ancestrales para crear piezas maravillosamente detalladas.

Guadalajara también ofrece una gran cantidad de museos culturales e históricos, así como edificios coloniales bien conservados que cuentan la historia de México. No puedes dejar de visitar el Hospicio Cabañas, una joya arquitectónica del siglo XIX y Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Además, la ciudad está rodeada de plantaciones de agave, planta con la que se producen el tequila y el mezcal.


Iglesia y palomas sobrevolando en Guadalajara, México

Descubre diferentes culturas con Worldpackers

Una manera excelente de poder tener una verdadera inmersión cultural por lo lugares que viajas, es haciendo voluntariados a través de Worldpackers.

Se trata de un intercambio de trabajo por alojamiento, en el cual puedes dar una mano en diferentes proyectos locales durante algunas horas al día, y como recompensa recibir hospedaje en el lugar y, dependiendo del voluntariado, otros beneficios como comidas y actividades gratuitas.

Además de permitirte viajar barato, los voluntariados hacen que puedas conocer a mucha gente con intereses similares a los tuyos y desarrollar nuevas habilidades, como puede ser aprender un idioma

Desde hostels en grandes ciudades hasta granjas orgánicas y centros holísticos rodeados de naturaleza, las posibilidades son muchísimas.

En todos los países que mencionamos hay posibilidades de voluntariados, pero no solo en ellos, sino que puedes encontrar vacantes en más de 140 países.

¿Te gustan estas ideas? Crea un perfil gratuito en la comunidad de Worldpackers y empieza a guardar tus vacantes de voluntariado favoritas.





Deja tu comentario aquí

Escriba aquí sus preguntas y saludos al autor

Más sobre el tema