Cómo estudiar inglés en el extranjero sin gastar mucha plata

En este artículo te cuento distintas maneras de estudiar inglés en el extranjero sin pagar costosos cursos que te dejen en bancarrota.

10min

estudiar inglés en el extranjero

Es verdad que hablar inglés no es una condición indispensable para poder viajar, ya que podés hacerlo por lugares donde el español sea el idioma nativo, o donde hablen alguna otra lengua que domines.

En mi caso, por ejemplo, además de español también hablo italiano y me defiendo con el portugués, pero es sin dudas el inglés el idioma que más utilizo en los viajes, ya que incluso cuando lo hago por Latinoamérica o España, este me permite tener conversaciones con viajeros que no hablan mi idioma.

Viajando por Asia o Europa es imposible poder manejarse en todos los idiomas, ya que prácticamente es uno distinto en cada país.

Si bien siempre aprendo algunas frases clave y palabras sueltas de cada uno de los idiomas como para empezar de la mejor manera, lo más probable es que cuando mi acotado vocabulario se termina sean las palabras en inglés las que más me ayuden a comunicarme.

Pero si bien, como decía, no es una condición indispensable, ni debería ser una barrera que te frene a viajar, hablar inglés sí creo que es muy importante para poder manejarte, ya sea en controles de migración en los aeropuertos, para llenar formularios oficiales, para hacer voluntariados por todo el mundo o para compartir charlas de hostel con viajeros de distintos lugares.

Estudiar inglés en el extranjero haciendo un curso es una de las maneras de mejorarlo, pero esto no es para todos, ya que suelen ser muy costosos.

Veamos entonces distintas maneras de aprender inglés -o mejorarlo- que podés hacer con muy poca inversión y empezando ahora mismo:



Estudiar inglés en el extranjero: alternativas a los cursos

Las siguientes maneras que te voy a contar son las que a mí me ayudaron a mejorar muchísimo mi inglés.

Antes de comenzar a viajar de manera indefinida, con 21 años, trabajaba como guía de turismo en Buenos Aires. Tenía una base de inglés que me servía para comunicarme, pero no me sentía del todo cómodo, ni con mi vocabulario ni con la fluidez, y las conversaciones siempre se quedaban en lo superficial.

Me planteé el objetivo de mejorar el inglés en el extranjero, esencialmente en algún país donde este fuera el idioma nativo, para después volver y seguir trabajando en turismo pero con mucha más confianza.

Lo de mejorar el inglés sucedería, pero la parte de volver a trabajar en turismo en Argentina, no, ya que una vez que llegué a Nueva Zelanda, los planes comenzaron a cambiar.

Working Holiday: programas de trabajo, viaje... y clases de inglés nativas



El programa de Working Holiday Nueva Zelanda fue lo que me abrió las puertas a estudiar inglés en el extranjero. No de una manera formal, en un aula y escuchando a un profesor, sino de la manera que creo más efectiva: trabajando.

Además de Nueva Zelanda, estos programas están disponibles en varios países, como la Working Holiday Australia, Dinamarca, Irlanda, Noruega, Suecia, Japón, Alemania, entre otros.

La visa Working Holiday permite a jóvenes de distintos países pasar un tiempo determinado en ese lugar con un permiso de trabajo, que por lo general es de un año, pero hay casos como el de Australia que puede extenderse hasta tres si se cumplen ciertos requisitos.

Yo comencé por Nueva Zelanda ya que en 2009 era el único país que ofrecía este programa para argentinos, pero después de un año y tres meses de una experiencia de vida fantástica, tramité la Working Holiday Australia con el pasaporte italiano (luego abriría también para argentinos).

Los trabajos que hice en Nueva Zelanda y Australia fueron desde juntar brócolis en el campo o empacar mejillones en una procesadora de mariscos, hasta ser manager de un resort en Noosa, un hermoso destino de playa en la Sunshine Coast australiana.

A medida que mi inglés fue mejorando, por el hecho de estar viviendo en países donde estaba obligado a comunicarme en este idioma, fui consiguiendo mejores trabajos, que además me sirvieron para ahorrar una buena cantidad de dinero que me permitiría seguir viajando.

Para poder participar de estos programas hay que cumplir con ciertos requisitos, entre los que están la edad al momento de tramitar la visa: en la mayoría de los casos el límite son los 30 años, pero en Nueva Zelanda es de 35.

También tener nacionalidad de alguno de los países para los que está disponible el programa, viajar sin hijos, entre otros. En el link de arriba vas a encontrar mucha más información sobre las Working Holiday.

Si te interesa saber más sobre estudiar inglés en el extranjero, te recomiendo leer: ¿Cómo sacar una visa de estudio y vivir en Irlanda?

Mejorá tu inglés viajando



Viajar por países en los que no hablás el idioma local, es otra de las maneras más efectivas de estudiar inglés en el extranjero.

Empezar por países donde el inglés no es la lengua nativa es muy útil si tu nivel es básico, ya que te ayudará a comenzar a ponerlo en práctica pero sin la presión de tener que entender cuando te hablan rápido y con frases muy extensas.

Alojándote en hostels estarás en contacto con otros viajeros, compartiendo las típicas conversaciones sobre cuándo llegaste a..., por dónde estuviste viajando y cuáles son tus próximos destinos.

Hacerlo a través de Couchsurfing también te servirá mucho para aprender inglés. Por si no sabés de qué se trata, CS es una red de hospitalidad en la que gente de todo el mundo recibe a viajeros en sus casas de manera gratuita, con el fin de tener un intercambio cultural.

Lo más importante a tener en cuenta a la hora de hacer Couchsurfing, es entender que el objetivo principal de la red no es conseguir alojamiento gratuito, sino conocer a la persona que te recibe, por lo que si tu idea es utilizar la casa de quien te aloja solamente para dormir y dejar tu equipaje mientras pasas todo el día solo recorriendo, te aconsejo que busques otro tipo de alojamiento.

Yo lo hice en casi todos los países por los que estuve, desde España hasta Irán, y todas mis experiencias me dejaron un gran enriquecimiento cultural.

El recorrer el mundo con una mochila es un imán que te acercará a viajeros y locales curiosos, en especial en destinos no turísticos. Y viajar solo hace que esto se potencie, ya que hay muchos como vos con ganas de compartir momentos.

Más sobre mejorar el inglés en 40 consejos para viajeros que tienen miedo de hablar inglés.

Aprendé inglés haciendo voluntariados por el mundo



Viajar a algún país angloparlante desde ya que es ideal para estudiar inglés en el extranjero, en especial si podés pasar un tiempo largo.

En mi experiencia, al llegar a Nueva Zelanda pensé que nunca podría acostumbrarme al acento tan particular que tienen, pero unos meses después las dificultades de entenderlos fueron desapareciendo.

Lo mismo me pasó apenas aterrizar en Australia, pero el tiempo para habituarme fue mucho menor ya que venía de "hacer el oído" en Nueva Zelanda.

El tiempo interactuando con gente del lugar te lleva a mejorar muchísimo la comprensión, el acento y el vocabulario. Y cuando te asentás durante unos meses empezás a hacer una vida que al estar en constante movimiento no hacés, como trámites o compras en el supermercado.

Claro que pasar un tiempo viviendo en estos países puede resultar muy costoso, ya que el costo de alquiler y de vida en general en lugares como Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Australia y otros es bastante elevado, pero existen maneras de ahorrar en alojamiento:

Los voluntariados de Worldpackers son una opción excelente, en los que intercambias unas horas de trabajo al día por un lugar donde dormir, y -en varios casos- comida también.

Muy populares son los voluntariados en hostels, donde puedes ser parte del staff ayudando en tareas diarias como recepción, limpieza y preparando el desayuno, como en estos casos:

Estos son solo tres ejemplos de las muchas oportunidades de voluntariados en hostels de Reino Unido e Irlanda, pero no se limita solo a eso sino que hay posibilidades en centros holísticos, proyectos de permacultura y muchas ONG por todo el mundo.

El beneficio de hacer un voluntariado no es solamente el de tener un lugar para dormir sin gastar gran parte de tu presupuesto, sino que además conocerás a muchos viajeros, aprenderás nuevas habilidades y podrás conocer cada destino mucho más a fondo teniendo un acercamiento cultural más profundo.

Malta es otro de los destinos muy elegidos para estudiar inglés en el extranjero, ya que además de ser una hermosa isla, el inglés es uno de los idiomas oficiales. Si te interesa la idea, te recomiendo leer la guía para viajar a Malta.

También puede interesarte: Guía para visitar Londres con poco dinero y Consejos para viajar barato: todo lo que necesitas saber

Estudiar inglés (no solo) en el extranjero



Hasta acá vimos distintas maneras de aprender inglés en el extranjero sin necesidad de hacer un curso, pero sin moverte de tu casa y de manera gratuita también podés hacerlo.

Está claro que la práctica y el escucharlo constantemente es la manera más rápida de mejorarlo, pero no hay excusas que te limiten a empezar ahora mismo.

Estas son algunas de las maneras que recomiendo, porque personalmente me sirvieron mucho:

Leer en inglés

Al principio me daba bastante trabajo y me resultaba muy cansador leer libros en inglés, teniendo que frenar mucho para buscar las palabras que no entendía, pero fue una de las mejores maneras para adquirir vocabulario.

Empecé con guías y artículos de viaje sobre los destinos a los que planeaba ir, dejando de buscar información en español para acostumbrarme a hacerlo en inglés.

A medida que ya no me cansaba tanto leer en inglés, seguí con los diarios digitales, leyendo las noticias de distintas partes del mundo.

Y esto me ayudó a poder leer libros sin problemas, algo que realmente quería porque había muchos textos sobre destinos a los que planeaba viajar que no están en español.  

Ver películas con subtítulos en inglés

Leer en inglés lo que estás escuchando es una ayuda enorme para mejorar la comprensión.

Claro que cuando te tirás al sillón a relajarte con una película y un pote de helado, hacer ese esfuerzo extra de atención puede no sonar muy tentador, pero con el tiempo te resultará cada vez más fácil, y vas a agradecer haber empezado con el ejercicio.

Los audiolibros y podcast en inglés también son una herramienta genial, pero el apoyo visual de la película hará que sea más fácil para empezar.

Reuniones de intercambio de idiomas

En casi todas las grandes ciudades se organizan juntadas de intercambio de idiomas, donde extranjeros y locales se reúnen a charlar en inglés y español y así cada uno practica la lengua que quiere mejorar.

Dos páginas en las que podés buscar estos eventos son Couchsurfing y Meetup.

Videos y páginas para estudiar inglés

Si tenés conexión a internet, no tenés excusas.

Seguramente hayas escuchado hablar de Duolingo, la página y app para aprender distintos idiomas. Siendo constante y combinando las lecciones con las otras herramientas que estamos viendo, te será de enorme ayuda.

En Youtube también vas a encontrar muchísimos cursos.

Otros consejos para mejorar tu inglés

Otra cosa que empecé a hacer cuando me puse el objetivo de mejorar mi inglés, fue la de escribir la lista del supermercado en inglés, acostumbrándome al nombre de los vegetales y frutas que nunca antes había escuchado. "Cucumber" (pepino), "eggplant" (berenjena) o "grapefruit" (pomelo) empezaron a ser palabras familiares al poco tiempo.

También el poner cartelitos con el nombre en inglés de las distintas cosas de la casa para tenerlo siempre a la vista, me ayudó mucho. Sí, ya sabía cómo decir mesa o silla en inglés, pero ¿pela papas? ¿colador? Conocimiento fundamental cuando empecé a trabajar como ayudante de cocina en Nueva Zelanda.

Claro que nada de esto te garantizará que en unos meses estés hablando como un sir británico, pero todo esfuerzo que hagas te acercará a tu objetivo.



Hay muchas maneras de estudiar inglés en el extranjero sin hipotecar tu economía en un curso que no podés pagar.

Con esto no quiero decir que los cursos no sirvan, solamente mostrarte alternativas ya que estos pueden no estar dentro de tu alcance económico.

Incluso en muchas ciudades del mundo encontrarás cursos de inglés gratuitos, a los que podés sumarte si pensás quedarte un tiempo quieto.

Los voluntariados, alojarte por medio de Couchsurfing, viajar y trabajar en un país angloparlante, las reuniones de intercambio de idiomas... son algunas de las muchas maneras para mejorar tu inglés, pero lo fundamental es la voluntad que pongas y perder la vergüenza a hablarlo, porque solamente con la práctica se puede mejorar.

Más inspiración en:



Leave your comment here

Write here your questions and greetings to the author


More about this topic